Rumbo a las elecciones del 2019, Morena se ha convertido en la institución política más pretendida, y todos quieren con ella.

Los partidos políticos en Quintana Roo se preparan para contender en el proceso electoral 2019, en el cual se renovará a los 25 diputados locales y, ni tardos ni perezosos, el PRD y PV, que estuvieron a punto de perder el registro en las elecciones del 1 julio, buscan por todos los medios colgarse de Morena.

Y es que, en el caso del auto adherible Partido Verde, no quiere desaparecer en el Congreso local y quedarse sin representación, de ahí que busca coaligarse con Morena, al que apoyó en lo local en las elecciones pasadas.

Para los verdes no es común sobrevivir, o revivir por medio de alianzas, inició como una organización de colonos en 1979; en 1988, sin contar con registro, apoyó la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas, y continuó filtrándose en la política nacional.

En el 2000 el organismo político, que es una extensión de las empresas familiares de los González Martínez, se alío con el PAN y postularon a Vicente Fox Quesada.

Sin embargo, en las elecciones intermedias del 2003, cambió el rumbo de sus quereres y se unió con el PRI; lo siguió en el 2012 y ahora en el 2018.

Pero tal alianza le valió perder el registro en seis estados, incluido Quintana Roo, de ahí que ahora la mirada está puesta en Morena, organismo al cual apoyó, tanto en Solidaridad como en Cancún, con estructura electoral el día de las elecciones, con lo cual sería el aliado natural en las elecciones intermedias estatales del 2019.

En el mismo camino anda el de la Revolución Democrática (PRD), donde sus militantes, poco a poco se suman al partido de moda en el país y estado puesto que, al igual que el PV, de no tener una tabla de salvación, terminarán por hundirse en el 2019.

En el PRD, los pocos militantes que le quedan prácticamente seguirían a su líder Andrés Manuel López Obrador, fundador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

No será de extrañar que inicien haciendo méritos, porque los paupérrimos resultados electorales obtenidos el 1 de julio, no le alcanza para mas.

Es más, en el mismo Acción Nacional (PAN), con el cual fueron de la mano en el 2016 y ahora en el 2018, tienen algo en claro y es que no volverán a formar alianzas con el sol azteca.

Los panistas, al menos en Solidaridad, han tenido un crecimiento exponencial en las dos recientes elecciones; en el 2016, de seis mil votos subieron a 17 mil, y ahora en el 2018, de 17 mil a casi 30 mil sufragios.

Pero, y aquí está el pero, los panistas no deben perder de vista que los votos se los otorgaron los seguidores, en su momento de Carlos Joaquín y Cristina Torres, y ahora de Cristina Torres Gómez.

El panorama podría cambiar en el 2019 y todo dependerá de los candidatos que manden al ruedo. Hasta la próxima.

P.D. Me uno a la demanda de justicia del gremio periodístico de Quintana Roo, por el asesinato del periodista Rubén Pat.