Agencia
RIVIERA MAYA, Q. Roo.- En un hotel de la Riviera Maya, el mar está debajo, detrás y en frente de tu habitación, por lo que despertrás con la brisa del mar en la cara.

Se trata de unas cabañas conocidas como palafitos, nombre que se les dio desde hace siglos a este tipo de construcciones hechos de palmas creadas por gente de zonas costeras, informa el portal México Desconocido.

También te puede interesar: Río Lagartos: Naturaleza y tranquilidad al alcance de todos

Foto: El Dorado Resorts

Cada uno de los 30 palafitos, que son parte de El Dorado Resorts, cuenta con una amplia terraza con camastros de madera, pisos de cristal, escalera con acceso directo al mar, duchas a cielo abierto, sala de estar, además de atención personalizada y un spa.

En Palafitos el Dorado Maroma no podía faltar un lugar exclusivo para la relajación y éste se llama Náay Spa. Aquí encontrarás prácticas herbolarias tradicionales de los antiguos mayas. Los tratamientos tienen los beneficios del musgo del mar Maroma. Esta planta solo se encuentra en el Caribe y es rica en sales minerales y además son altas en antioxidantes.

La idea surgió porque el turista que llega al Caribe mexicano con frecuencia realiza diversos viajes a zonas naturales y sitios arqueológicos, así que lo que menos quiere es perder el ritmo de aventura y encerrarse en una habitación.

Foto: @beautifuIhotels  

Los palafitos se encuentran en Playa Maroma, una de las más tranquilas de la Riviera Maya. El concepto viene de hoteles ubicados sobre todo en Bora Bora y Tahití.

Además, los huéspedes contarán con todo lo que tiene un resort normal, como piscinas, áreas de recreo y restaurantes.