Alejandro García/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Con la finalidad de detonar destinos turísticos denominados “de paso”, como el caso de Chiquilá, un poblado al que el visitante tiene que llegar para posteriormente cruzar a la isla de Holbox, fue que se edificó un parador turístico, que se inaugurará en breve, para darle más fuerza a la zona, comentó Luis de Potestad Clemens, subsecretario de Planeación y Desarrollo de la Secretaría de Turismo (Sedetur) del estado.

“Ya está todo listo, hay locales que estarán adentro, la intención es darle movimiento a esa zona y poco a poco darle más fuerza a Chiquilá como destino; porque Holbox ha crecido muchísimo, recibe siete mil personas al día que cruzan desde Chiquilá, pero es importante darle a Chiquilá oferta turística”, señaló.

También te puede interesar: Puerto Juárez, con esperanza de desarrollo turístico

La primera piedra del parador, que tiene como intención mejorar la imagen urbana, fomentar el desarrollo turístico de la región y detonar más y mejores oportunidades, se colocó el 2 de agosto de 2017; la obra requirió 12 millones de pesos de inversión.

El Parador Turístico de Chiquilá contará con una palapa que brindará servicios turísticos, un espacio para venta de artesanía de gente de la localidad y del municipio, un área de interpretación, así la mejora de la cancha del parque infantil y de la glorieta, así como un domo de servicios sanitarios y área de oficina e información turística.

De acuerdo con información proporcionada por la Secretaría de Turismo el proyecto se llevó a cabo mediante convenio de coordinación para el otorgamiento de un subsidio del Programa de Desarrollo Regional Turístico Sustentable y Pueblos Mágicos (Prodermágico) de la Secretaría de Turismo (Sectur), integrado por una aportación federal de siete millones 718 mil 202 pesos y una aportación estatal de seis millones 500 mil pesos.

La obra será entregada al Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas con un manual de operación y requerirá del compromiso local para su mantenimiento, mediante recursos que podrán provenir del arrendamiento de locales ubicados dentro del mismo parador turístico.

A esto se suman cursos de capacitación para los prestadores de servicios turísticos de la zona, lo que permitirá poner en valor el producto turístico de Chiquilá.