Sara Cauich
TULUM, Q. Roo.- A 12 días de plantón, los elementos de Seguridad Pública de este municipio que mantienen una protesta desde el pasado 14 de diciembre, señalan que desde el primer día del paro las amenazas no han cesado por parte de los comandantes, y la alcaldesa Romalda Dzul Caamal no ha dado declaraciones.

La postura de ambas partes es encontrada ya que mientras la presidenta municipal señala que son infundadas las peticiones, los elementos indican que la ley de Seguridad Pública está de su lado.

Continuarán con el paro mientras no obtengan respuesta. “En un principio sólo pedimos dialogar, que conozca nuestras propuestas pero la presidenta de inmediato se cerró al diálogo”, señala un suboficial. Los uniformados afirman que las amenazas continúan y buscan amedrentarlos, "infundir miedo para desistir del movimiento que está bien fundamentado", sostiene.

También te puede interesar: Paro de policías deja sin vigilancia a Playa por seis horas

No se ha despedido a nadie, porque la ley bajo la cual iniciaron el paro, protege a los elementos de Seguridad Pública, aseguran. “No puede el gobierno municipal aplicar la ley del trabajo que se maneja para cualquier otro empleado, que a los tres días consecutivos de falta los pueden correr”, señaló.

También han amagado con no pagar los sueldos de la segunda quincena de diciembre, lo que tampoco podrán hacer porque está fundado el movimiento, añaden.

La noche del 24 de diciembre, recibieron comida de la ciudadanía para no pasar ayunas esa noche. El movimiento de este grupo de uniformados, recibe financiamiento de la población. Esa misma noche recibieron 3 mil 500 pesos para la comida del grupo de los próximos tres días. Con ello, manifiestan que el apoyo de los ciudadanos es importante.

Hasta la fecha y luego del anuncio de la secretaria del Ayuntamiento, Euterpe Gutiérrez Valasis de que se turnaría a la Comisión de Honor y Justicia los casos de los policías involucrados en el paro, no se ha llamado a alguno de ellos.

Aun cuando se observa menor número de elementos frente al Palacio Municipal, señalan que nadie abandonó el movimiento, pues la cifra rebasa el centenar.