Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN.- Los parquímetros que podrían instalarse en los próximos meses en el primer cuadro de la ciudad tendrán un costo de seis pesos la hora, de acuerdo al contrato de concesión que se suscribió con la empresa ganadora de la licitación, Promotora de Reordenamiento S.A. de C.V., y de lo que se desprenderán cambios en el tráfico vehicular.

“Los parquímetros están limitados al primer cuadro de la ciudad con posibles extensiones por la vigencia de la concesión, y también tendrán otras limitantes como las de horarios, y los residentes de una zona específica puedan tener una tarjeta para que no tengan cobro, a que en días festivos y en contingencias no operen, entre otras “, informó Cristina Torres Gómez, alcaldesa de Solidaridad.

También te puede interesar: Parquímetros, ‘a un paso’ de operar en Playa

La instalación de los parquímetros dependerá de que el Congreso del Estado ratifique el Sistema de Movilidad Integral, que incluye la instalación de  esos aditamentos, y esa decisión podría darse en el siguiente período ordinario de sesiones que iniciará el 5 de septiembre.

En caso de aprobarse el documento que presentó el Ayuntamiento de Solidaridad a la Legislatura estatal, la empresa Promotora de Reordenamiento está obligada a promover el uso de bicicletas, por lo que se modificarán algunos sentidos viales, se cerrarán al tránsito vehicular arterias secundarias y se cambiarán las rutas de transporte y se reubicarán paraderos, algo que desde hace más de un año se ha mencionado por las autoridades municipales.

Cristina Torres indicó que con los parquímetros, el ayuntamiento no eroga ni un peso, y sí recibe una remuneración económica por el concepto de una contraprestación que la empresa pagará; asimismo, todas las multas que se generen son para el ayuntamiento, pero los primeros meses no habrá castigos, sino que solamente se dará avisos mientras se aprende el uso de los parquímetros.

La presidenta municipal descartó que la entrada en vigor de esta concesión sea un “albazo”, dado que se llevó un procedimiento apegado a la ley.

“Se lanzó la licitación nacional, hubo varias empresas que compitieron y ya hay un ganador, se suscribió después el contrato y se presentó al Congreso desde meses pasados, aunque apenas se va a revisar por la Legislatura. Este proceso inició en noviembre pasado, hay actas de Cabildo, todo fue público, todo esto siguió su cauce legal”, afirmó.