Pedro Olive/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Uno de los oficios que mejores dividendos deja, es poco sucio y que más luce al momento de la instalación, es el del aluminiero, similar a otros se aprende a través de la enseñanza familiar, aunque hay libros de apoyo, en Cancún no hay escuelas que impartan este oficio.

En Cancún hay al menos 48 locales especializados en trabajos de aluminio que están dados de alta ante el Ayuntamiento y cuentan con los permisos correspondientes para poder operar.

“Para aprender este oficio se requiere interés, disposición, paciencia y un instructor, que en la mayoría de los casos son los mismos familiares, o los expertos de los talleres cercanos al lugar donde uno radica”, comentó Ariel Antonio Leyva Morales, aluminiero de Cancún.

También te puede interesar: La mecánica sobrevive a la evolución del tiempo

Los dueños de locales, o expertos en la materia tienen en promedio 35 años, aunque hay jóvenes que desde antes de cumplir la mayoría de edad ya están de “chalanes”, en los talleres con la meta de poner su propio negocio por las jugosas ganancias que deja el oficio.

El aluminiero fabrica y da mantenimiento a puertas, ventanas, repisas, muebles de baño, repara estructuras con cristal, además de hacer diseños en las áreas antes mencionadas del hogar; en los últimos años han incursionado en la decoración y fabricación de recuerdos para eventos sociales (bodas, bautizos, y demás).

A diferencia de otros oficios, la inversión inicial es mínima en cuanto a la adquisición de herramientas básicas (Máquina, mesa, taladro, ventosa, guantes, remachadora, lentes, y cortadora de vidrio), en promedio, todos estos materiales de medio uso, tienen un costo estimado de tres a cuatro mil pesos, sin contar la materia prima (aluminio y vidrio), que son comprados cuando ya se tiene un proyecto contratado.

Uno tiene que adaptarse a las necesidades del cliente, muchas veces ellos te traen la idea, incluso los bocetos, pero hay quienes te piden algo original, y es ahí donde aplicas parte del diseño, recurres a libros especializados, y entonces sacas algo diferente”, agregó Leyva Morales.

Tras el paso del huracán “Wilma” en 2005, los aluminieros y expertos en otros oficios tuvieron un repunte en trabajos por las condiciones en las que quedaron los locales, hoteles e incluso viviendas, dejando una importante derrama a este sector laboral.

Actualmente los trabajos de aluminio y vidrios tienen su demanda más alta con los locales de farmacias, consultorios médicos, tiendas de conveniencia y el sector hotelero, eso no quiere decir que no hagan trabajos en las viviendas particulares.

Tiene 26 años, y desde hace ocho años trabaja el aluminio

Con apenas 26 años, Ariel Antonio Leyva Morales cuenta con ocho años de experiencia trabajando con el aluminio y el vidrio, ha compartido su conocimiento con amistades que han dejado la hotelería para incursionar en este oficio, actualmente tiene ya tres años de experiencia en Cancún.

De familia de aluminieros, Antonio tuvo su primer contacto con el oficio a los 12 años, más por obligación que por gusto, pues su padre lo mandaba al taller de los tíos del joven para que hiciera “algo de provecho”, en lugar de salir a la calle; algo que no agradaba mucho al entonces adolescente, pese a eso, lo hacía.

Como todo joven concluyó la secundaria, preparatoria e ingresó a la universidad para estudiar una ingeniería, sin embargo, las ganas de tener dinero y forjar su propio hogar, pudieron más que el deseo de concluir la carrera, razón por la que le pidió a su padre apoyo para que le enseñara más del oficio, y posteriormente pudiera independizarse.

El local en Cancún lleva tres años, donde ha pasado momentos difíciles, y al mismo tiempo satisfacciones grandes como el ayudar a amistades a aprender el oficio, y en consecuencia dejar trabajos que absorben el tiempo.

“El inicio como en todos los negocios no fue fácil, al primer mes yo quería cerrar el taller, en ese lapso de tiempo no tenía clientes, estaba el pendiente de pagar la renta, necesitaba llevar dinero a casa, entré en un lapso de desesperación, pero gracias a Dios, me cayó un proyecto y nos aventamos”, comentó Leyva Morales.

Tras el primer mes difícil, fue contratado para trabajar un proyecto grande, que inició solo, porque no tenía presupuesto para pagar a alguien más, sin embargo, al ver que el tiempo estaba encima, pidió ayuda a un hermano de su papá quien le tendió la mano, y sacaron adelante el trabajo con un ligero retraso.

Con el paso del tiempo fue mejorando las herramientas, pasando de taladros con cable para conexiones eléctricas a inalámbricos, cortadoras de mejor calidad, y demás artículos que hacen más fácil el trabajo.

Actualmente Antonio trabaja con un familiar en el taller, y en ocasiones, cuando tienen mucha carga de trabajo, contratan a una persona más para sacar adelante los encargos, en una situación de este tipo estuvieron en septiembre del año pasado.

El trabajo que ha hecho, trajo como recompensa tener contrato con una cadena de farmacias a quienes realiza trabajos de mantenimiento y fabricación.

Tipos de trabajos que realiza un aluminiero

**Fabricación:
Puertas
Ventanas
Cancelería
Recuerdos de vidrio
Muebles
Fachadas
Mosquiteros

**Reparación:
Puertas
Ventanas
Cancelería
Cristalería

Conocimientos adicionales
*Matemáticas
*Albañilería
*Diseño
*Geometría