Ángel Villegas/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Su alma y corazón jovial la mantiene en pie de guerra. Positiva, espiritual, siempre con una sonrisa, encara a la vida muy a su manera, en santa paz para alcanzar la felicidad. En el deporte también aplica la misma fórmula a sus ¡50 años de edad!

Elva Gabriela Holguín Castillo, originaria de Matamoros, Tamaulipas, pero radicada en Cancún ‘intermitentemente desde 2009, pero ya fijo a partir de 2012’, ingeniero industrial en electrónica, licenciada en educación física e integrante del elenco de las Patriotas, estandarte de Cancún y Quintana Roo en la Womens Football League (WFL) a nivel nacional, relata cómo fue su relación con el deporte.

También te puede interesar: ¿Jugarías Tocho? Ella te explica por qué es ‘su pasión’

“Mucho tiempo dejé de ejercitarme, pero sí había estado en equipos de tochito, es decir, estaba en busca de algo que me inculcara una gran disciplina”, destaca a Novedades Quintana Roo.

Su entereza es digna de admirarse, todo un ejemplo para sus compañeras con las que comparte vestuario en ‘Pats’.

“En fútbol americano apenas estoy empezando a participar. En este deporte soy receptora y córner (esquinera) en tocho, pero ahora también algunas veces me ponen de receptor. Jabalíes fue mi primer equipo de tocho en Cancún. Una vez me colocaron de centro y de chiripazo anotamos (suelta la carcajada)”, reconoce.

“El tocho que jugaba en esa época era muy diferente al de ahora. Aquí, en Cancún, es de cinco, pues el que jugaba hace muuuchos años (hace énfasis) era de siete. Me encanta nadar, amo el mar, igual me dedico a la natación”, comenta.

Exhibe que "no tengo hijos, no porque no haya querido, soy de las personas que hay que tomar las cosas como vienen, y tal vez esta situación me facilitó poder entrenar con Patriotas, combinarlo con otras actividades".

Su reto, con ella misma

La atleta quincuagenaria concibe que la clave del éxito radica en "ser tú mismo, lograr tus metas, vencer tus limitaciones".

“El reto más grande que deberíamos tomar muy en cuenta, no es ser mejor que tu compañero o el rival, es contigo mismo, el reto es contigo” 

“El reto más grande que deberíamos tomar muy en cuenta, no es ser mejor que tu compañero o el rival, es contigo mismo, el reto es contigo” (reitera). “Todo lo demás es un ‘plus’”.

“Si te fijas, estoy muy desventaja, con respecto a otras chicas del equipo, muy jovencitas, quienes tienen mayor facilidad para jugar porque antes practicaron el tochito o ya incursionaron en el fútbol americano. Eso no me detiene ni me limita, porque hago el mismo entrenamiento que las demás. Uno de los requisitos que nos exigen es hacer gimnasio”, indica.

“Cuando empecé, no aguantaba ni dos lagartijas, no podía levantarme, sentía que me estaba muriendo. Después, reflexioné ‘hoy haré esas dos o tres lagartijas, pero mañana voy por otra más’ y así sucesivamente. Nunca hay que darse por vencida”.

“Soy muy inquieta, nunca he sido una persona normal, pues mientras esté a gusto y tranquila, para mí, todo estará bien”.

Y concluye: “Aprendí a temprana edad que una sonrisa puede ayudar a otra persona, aunque estés triste, eso te aligera la tristeza, te sientes mejor”.