Redacción
Enrique Mena/SIPSE
Más de 250 mil piñas MD2 de 10 hectáreas sembradas en el Ejido de Blanca Flor, están en riesgo de echarse a perder, porque los productores no cuentan con canales de distribución y comercialización masivos.

 También te puede interesar: Rematan producción de limón en calles de Chetumal

 Moisés Tun Chan, ejidatario, explicó que son 10 productores de esta comunidad ubicada en el municipio de Bacalar que tienen que sacar y vender sus cultivos en la carretera federal, o en comunidades aledañas, para evitar se pudra y tener grandes pérdidas.

 Actualmente hay 75 mil frutos listos, aproximadamente 11 toneladas de tres hectáreas, para cosechar y vender, en menos de dos semanas, de lo contrario se pudrirán.

 En caso que los productores no puedan concretar lo anterior, dijo, tendrían pérdidas económicas entre 600 y 750 mil pesos, ya que el precio de venta a mayoreo oscila es de ocho a 10 pesos la pieza.

 “Lo que hacemos año con año es cosechar y cargar un camión de redilas con 500 frutos para trasladarlas a algún punto de la carretera federal Reforma Agraria-Puerto Juárez o incluso a Chetumal para ofertarlas en los alrededores del mercado Lázaro Cárdenas, para las 75 mil de estos días requerimos 150 traslados”, dijoi.

 Tun Chan explicó que adicionalmente, en dos meses y medio deben prepararse de nueva cuenta para cosechar las 175 mil piñas, 26 toneladas, de la variedad MD2 restantes para venderlas, de no hacerlo las pérdidas ascenderían hasta dos millones 500 mil pesos.

 César Armando Rosales Cancino, delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en Quintana Roo, dijo que está en marcha el Centro de Acopio en la comunidad de Manuel Ávila Camacho, en Bacalar, para que los productores puedan concentrar el fruto en grandes cantidades y comercializar al mercado nacional y extranjero, en este caso Estados Unidos.

 Lo anterior se consideraría el primer canal de distribución y comercialización, mientras tanto, los productores buscan la manera de no seguir perdiendo sus cultivos de piña con la venta a granel; sin embargo, no hay una fecha para concretarse.

 La Cuenca Piñera en el municipio de Bacalar abarca mil 400 hectáreas de piña MD2, que considera comunidades como Pedro Antonio de los Santos, Mayabalam, Manuel Ávila Camacho, así como las aledañas, pero a la fecha siguen impulsando este centro de acopio.