Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- La Procuraduría General de la República (PGR), el año pasado recuperó 150 ejemplares de aves, derivado del tráfico de especies en la entidad, una práctica que es la más común en los delitos ambientales.

La población aún es omisa y piensa que tener una mascota exótica los hace especiales o diferentes y adquieren este tipo de especies, aunque requieren de su hábitat y no vivir en una casa, mencionó Aline Bori Martínez, perito en delitos ambientales de la PGR.

También te puede interesar: Detectan que aves mueren en Quintana Roo por la sequía

Los animales una vez recuperados son reubicados y se trabajan de la mano con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

“Previo realizamos una revisión médica y dependiendo de las condiciones es que proceden a llevarlos a su hábitat”, agregó.

La PGR tiene identificado que en los tianguis son comercializadas las especies, principalmente aves y réptiles; sin embargo, para que la autoridad pueda actuar es necesaria la denuncia o el trabajo de la Policía Federal.

La situación del tráfico de especies es un tema a nivel nacional e incluso han intentado llevarlas por los aeropuertos.

“Una de las problemáticas es que las personas interponen la denuncia, pero posteriormente no le dan un seguimiento, esto es por miedo a las represalias pese a tener fotografías o videos, lo que ya no permite a la PGR continuar”, detalló Bori Martínez.

Las sanciones por dicho delito van de tres meses a nueve años de prisión y ya hay detenidos.

El trabajo a realizar por parte de los peritos solo es en daño federal, afectación de especies protegidas o en peligro de extinción y del tráfico de aves. Desde hace un año, la PGR reforzó el trabajo para combatir los delitos ambientales; sin embargo, sólo cuenta con dos peritos para atender todo el estado, lo que hace complicado el actuar, aunque esto no solo sucede en Quintana Roo, ya que hay un perito por cada procuraduría del país.