Faride Cetina/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La pianista Lupita de León y el cornista Fausto Cerda se presentaron el pasado jueves por la noche, en el marco de los jueves de concierto que organiza la Casa de la Cultura de Cancún, para dar a conocer que llegaron a la ciudad hace unos meses de la ciudad de Querétaro y que estarán compartiendo sus conocimientos y muy activos con la comunidad artística del destino.

Previo al inicio del concierto, la pianista otorgó una entrevista exclusiva a esta casa editorial donde compartió que ellos son matrimonio, que su familia está conformada por músicos y que dos de sus tres hijos se vinieron con ellos a vivir esta nueva experiencia de cambiarse de residencia, además contó que desde hace muchos años habían tenido el deseo en su corazón de vivir en un lugar más tranquilo y con playa, por lo que Cancún fue su elección final.

También te puede interesar: Preparan el primer festival de Stand Up Comedy

Este concierto es una manera de presentarnos con el público de Cancún, es una forma de decir ‘Aquí estamos’, ‘Ya llegamos’, ‘Mucho gusto’, y la verdad es que nos han recibido muy bien, la gente es muy amable, no hemos tenido problemas, estamos muy contentos y en mi caso voy a empezar a dar clases de iniciación musical aquí en la Casa de la Cultura”, compartió Lupita.

Por su parte el cornista al inicio del concierto que fue alrededor de las 19 horas con 20 minutos compartió que las piezas que iban a interpretar eran principalmente del periodo romántico y de compositores franceses, italianos y un ruso, y que es el periodo de música que más les gusta como pareja, ya que a veces en casa alguna tarde o antes de acostarse a dormir tocan algunas de estas piezas, agregó que hay mucha música escrita para el corno en esta época, pero que “Berceuse de Joselyn”, “Toreador de Carmen”, “Adiós Nonnino (abuelito)”, “Ensueño (Reveries)”, “El cisne”, “Dernier Lamento”, “Good-Bye”, “Romanza”, “Presentania”, “O Sole Mio” y “Torna a Surriento”, son de sus favoritas.

El programa fue un tanto lúdico ya que antes de cada canción, el cornista o la pianista contaba un poco de historia acerca de la pieza que interpretarían, el concierto concluyó a las 20 horas con 12 minutos y el auditorio de la Casa de la Cultura lució prácticamente lleno.