Alejandro García/SIPSE
CANCÚN-.- Las prácticas de venta de tiempos compartidos en el Aeropuerto Internacional de Cancún (AIC) no son ilegales, dado que hay un contrato con Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur) y forma parte de sus estrategias de atracción de clientes, pero lo que se busca es evitar el engaño y acoso, que llega a ser agresivo hacia el turista, destacó Marisol Vanegas Pérez, secretaria de Turismo de Quintana Roo.

Aclaró que esta práctica no es ilegal y que tienen contrato con Asur; sin embargo, lo cuestionable es el modo de acercarse a los turistas, pues hay señalamientos de que han llegado a jalar a las personas, de que las engañan diciéndoles que su camioneta (servicio de transporte pre contratado) ya se fue, entre otras situaciones que han trascendido.

También te puede interesar: ¡Cuidado! Venden boletos falsos en transporte del aeropuerto

Hay señalamientos de que han llegado a jalar a las personas.

“Estamos en eso, no ha sido conclusivo, estamos interviniendo como tercera parte y como voceros de la actividad turista para evitar esta (mala) imagen”.

La Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) manifiesta que las irregularidades que se llevan a cabo en el AIC, tales como el acoso a los pasajeros que llegan por parte de quienes brindan servicio de arrendamiento de automóviles, de taxis (los que tiene la concesión en la terminal aérea), de los transportistas pirata y de vendedores de tiempos compartidos a la salida de la terminal, provocan mala imagen ante los visitantes, debido a que en ocasiones, llegan a ser agresivos en su cercamiento con tal de llevarse a un posible cliente; además del exceso de tiempo que les lleva a los extranjeros pasar por migración y aduana.

Vanegas Pérez destacó que la Sedetur respalda los señalamientos que hacen los diferentes sectores de que se mejore la imagen del AIC, debido a que es lo primero que ven los turistas en el destino.