Redacción/SIPSE
CANCÚN.- Decenas de personas comenzaron a reunirse en punto de las 18 horas, en el estacionamiento de un centro comercial ubicado en avenida Kabah con la finalidad de marchar hacia la Fiscalía General del Estado FGE, en protesta por la detención de Alfredo N, presunto responsable del homicidio del camarógrafo local, Javier Rodríguez Valladares.

De acuerdo con los ahí reunidos, existen videos que prueban que el inculpado no fue responsable de los disparos al comunicador, sino que se encontraba en el local de su esposa y al ser integrante de Seguridad Pública salió armado para auxiliar a las víctimas.

También te puede interesar: Revelan nuevas evidencias sobre el homicidio del camarógrafo

Mientras caminan, al unísono gritan "Alfredo es inocente" y piden al gobernador, Carlos Joaquín que verifique las pruebas y no permita que un inocente sea acusado de un delito que no cometió.

Exigen justicia, ya que los para ellos los videos que la familia de Alfredo presentó son evidencia clara de que las declaraciones del presunto testigo que lo inculpó, son falsas y que el acusado debe estar en libertad y las autoridades en busca del verdadero responsable.

El video de una cámara de seguridad instalada en el negocio de Dalia, se puede observar cómo Alfredo, quien se desempeña como escolta de un funcionario y está dado de alta en la Secretaría Municipal de Seguridad Pública y Tránsito (SMSPyT), se encontraba dentro del establecimiento en el momento justo en que empezó la lluvia de plomo contra el camarógrafo J. Rodríguez V. y la persona que lo acompañaba, mismos que murieron al instante.

Al término de la audiencia, la esposa del imputado Delia N, habló con Novedades Quintana Roo y dijo que los fiscales señalaron que eran más de cuatro las personas que estaban en ese momento y que eran más de 17 casquillos percutidos los que se encontraron en el lugar. También señaló que en la audiencia se habló de que un reportero fue quien acusó a Alfredo N, como una de las personas que disparó contra uno de los occisos, y lo vio envolver su arma en un trapo y entregársela a otra persona.

La declaración que dio el reportero a las autoridades dice que los sujetos se retiraron y Alfredo N se quedó parado observando lo que pasaba, relata Delia N. La esposa del imputado y dueña de un local que está en la zona, señaló que la Fiscalía sólo se basó en el testimonio del reportero, por eso es que detuvieron a su esposo. Sobre un video que está circulando en redes sociales, dijo que dichas imágenes son las de su negocio y se ve claramente que en el momento de los disparos está ella, su esposo y sus trabajadores en el local.