Pedro Olive/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Tras el anuncio de las autoridades municipales para prohibir la venta de pirotecnia, la comercialización de estos productos es realizada clandestinamente a través de redes sociales, o con previo acuerdo vía telefónica, siendo los puntos de entrega Plaza Cancún Mall, Multiplaza Villas del Mar, y Mi Plaza Héroes.

Los trabajadores de los tianguis son los facilitadores, ellos proporcionan los números de teléfono de las personas que distribuyen los productos, para que los interesados pidan la cantidad de cohetes que van a necesitar para la temporada decembrina.

También te puede interesar: Operativo por venta de pirotécnica inicia el viernes

Este es el segundo año consecutivo que la Dirección de Comercio en Vía Pública no emite permisos para la venta de los explosivos, esto a consecuencia de los accidentes registrados en otros estados, y algunos puestos en Cancún.

“Este año no podemos exhibirlos porque no hay la autorización del gobierno municipal, pero los manejamos por pedidos, tú me dices la hora y te llevo los productos a la Multiplaza de la avenida Kabah con Tules, eso sí, pido discreción”, comentó María N, vendedora de pirotecnia que comercializa a través de redes sociales, mensajes y llamadas por teléfono.

María N, no es la única que vende pirotecnia en Cancún, también Iván ‘N’, quien entrega productos, provenientes de Mérida, Yucatán, recibe los pedidos vía telefónica, y en un lapso no mayor a tres días los entregan, sin importar la cantidad, pues en cada viaje surten a diferentes personas.

De manera extraoficial, un tercer vendedor es un socio taxista de la Supermanzana 90, quien a través de los martillos comercializa los productos. “Me dijo que si quería vender me los daba, trajo una camioneta cargada desde Mérida, y la distribución es en las tiendas, ahí la venta es discreta”, expresó Antonio N, martillo del sindicato de taxistas.

A nivel federal, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), es la única autoridad facultada para otorgar permisos a proveedores y comerciantes, posteriormente la autorización para hacerlo libremente en cada municipio, depende de Protección Civil y la misma Dirección de Comercio en Vía Pública.

Las “palomas”, “cañones”, “cebollitas”, “chifladores”, “luces de bengala”, y “carrilleras”, son los productos más comunes, dependiendo del tamaño del empaque y cantidad de “cohetes”, es el costo, que va desde un peso por cada “cebollita” o “palomas”, hasta los 45 pesos en el caso de las carrilleras o caja de luces.

“Todavía tenemos la esperanza que permitan la venta públicamente, es algo que la gente busca, y representa un ingreso para nosotros”, comentó María N, comerciante.