Octavio Martínez/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- La Dirección de la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat), analiza retirar las piedras, que a finales de 2016, trabajadores de lo que era el bar Blue Parrot, vertieron en el frente de playa de dicho establecimiento.

Hugo Uribe Nicolás, titular de la dependencia, comentó que la erosión presentada en los últimos días ha dejado más al descubierto estas rocas, que a su vez han causado cortaduras en los pies de turistas que caminan por ese tramo de playa, de acuerdo con reportes.

También te puede interesar: Iniciando el año, Profeco sanciona a dos comercios en Playa

“Estamos trabajando con el delegado de la dependencia (Profepa) varios temas y este es uno de los que vamos a tocar próximamente, pero se tiene que hacer con mucho cuidado”, comentó Uribe Nicolás.

De acuerdo con guardavidas de Protección Civil, desde que comenzó el año han atendido hasta cinco casos de turistas que se han cortado las plantas de los pies al caminar por ese tramo de costa.

La zona afectada con estas rocas se encuentra en la playa con el callejón de la calle 12; en ese sitio, de acuerdo con prestadores de servicios turísticos, es cada vez menor la cantidad de visitantes que caminan por la dificultad que representa hacerlo.

“Ya casi no llegan por acá, ven las rocas y luego la erosión y mejor deciden regresarse, ya llevamos más de un año así, a veces quedan tapadas por la arena, pero luego se quedan descubiertas como sucede ahora… aunque esta vez son más peligrosas, tanto por puntiagudas, como por resbalosas”, dijo Ermilo Chi, prestador de servicios turísticos en el área de pesca deportiva.

Hay que recordar que debido a la acción de verter piedras en el mar, al Blue Parrot se le colocó una manta de clausura por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), hecho sucedido casi dos meses antes de que en el emblemático bar sucediera una balacera que dejara como saldo seis personas muertas, el 16 de enero de 2017.

De acuerdo con una petición de Transparencia realizada a finales del año pasado, la Profepa emplazó al particular titular de dicho predio donde funcionaba el Blue Parrot para su regularización, de acuerdo con el número de expediente PFPA/4.1/2C.27.5/007416.