Octavio Martínez/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.-Desde inicios de esta semana, un grupo de trabajadores se presentó en el interior del edificio de lo que será el Centro Nacional de Alto Turismo (Cenaltur), ubicado en el fraccionamiento Real Ibiza, para realizar tareas de limpieza.

Aunque estas labores de poco servirán para remediar el saqueo que ha registrado la infraestructura desde hace un año, por medio del cual ha sido despojado casi en un 100% de mobiliario y recursos. 

También te puede interesar: Rebosaron las alcantarillas de la ciudad por lluvia intensa

Trabajadores informaron, que a su vez pidieron no ser fotografiados ni dieron a conocer sus nombres, que realizan las labores contratados por el Instituto de Capacitación del Trabajo para el Estado de Quintana Roo (ICAT), asimismo dijeron que cuando llegaron al edificio lo encontraron despojado de cables, barandales, mobiliario y con grafitis, igualmente en las jornadas de limpieza han detectado parejas de estudiantes que se introducen para realizar actos íntimos.

Al indagar acerca de la situación que guarda el edificio en la sede central del ICAT, Nilde Cortés, apoderada legal del instituto, informó que la obra aún no ha sido entregada y será el próximo lunes que hagan un informe de la situación que guarda.

Cabe señalar que el Centro Nacional de Alto Turismo es un proyecto que nunca concluyó la pasada administración estatal. Anunciado desde 2013, el objetivo era que serviría como modelo de enseñanza en el turismo y en la que trabajarían en conjunto con el gobierno francés, la administración estatal nunca cumplió el compromiso.

Según documentos, la pasada administración sólo invirtió dinero federal, aunque estaba obligada dar los 50 millones de pesos que aportó la Subsecretaría de Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP). 

De acuerdo con información pública, la Secretaría de la Contraloría del Estado (Secoes) encabezada por Rafael Del Pozo Dargel, sólo han podido comprobar que hubo dinero proveniente de Secretaría de Educación Pública (SEP), más no la que debía aportar el Gobierno del Estado. El costo de inversión total es de 240 millones de pesos.