Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Turistas y cancunenses apoyaron con su firma el movimiento que diversas agrupaciones ciudadanas iniciaron en contra de la construcción del hotel Gran Solaris en Playa Delfines, durante una manifestación pacífica en las inmediaciones del predio en donde ya iniciaron los trabajos para concretar el proyecto.

Durante tres horas, cerca de una veintena de personas, llamaron a la ciudadanía en general a plasmar su firma en un documento que, dentro de unos días, entregarán a las autoridades de los tres niveles de gobierno para que detengan el complejo hotelero en construcción.

Katerine Ender Córdova, integrante y apoderada legal de la asociación civil Movimiento Social en Pro de los Derechos del Pueblo, pidió unirse a la manifestación para lograr que las autoridades detengan, "ahora que todavía es tiempo, la destrucción de la zona de anidación de tortugas y parte de la única ventana hacia el mar Caribe que todavía queda en Cancún".

También te puede interesar: Hotel afectará cien nidos de tortuga

De acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), la ubicación del proyecto del hotel Gran Solaris Cancún, comprende un predio de más de 18 mil metros cuadrados en la Supermanzana 00B, Manzana 53, Lote 52-01, a un costado de "El Mirador".

A un costado del bulevar Kukulcán, justo en una esquina del predio, se apostaron las agrupaciones civiles, portando cartulinas con leyendas en defensa del predio y otras, en contra de las autoridades del gobierno.

Hubo quienes abordaron a los turistas y en otros idiomas les explicaron el motivo de la protesta pidiéndoles su firma en apoyo al movimiento. La gran mayoría de los paseantes que escucharon la explicación, signó el documento.

Una patrulla de la Policía Federal se acercó al área de reunión para abanderar el lugar, pues la banqueta fue ocupada por las personas que se acercaron a conocer los motivos de la protesta, obligando a los transeúntes a caminar sobre la carpeta de rodamiento.

Algunos turistas extranjeros tomaron cartulinas y se sumaron a la protesta, otros llamaban a sus amigos para que también plasmaran su firma, otros solo pasaron de largo sin mostrar interés en la manifestación.