Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Fidel Villanueva Rivero escogió la capital del Estado para seguir con sus negocios de bares, para lo cual se hizo de al menos dos propiedades directamente a su nombre, uno para abrir un bar y otro para vivir en una lujosa zona residencial.

De acuerdo con datos del Registro Público de la Propiedad y el Comercio, el magistrado presidente del Tribunal Superior de Quintana Roo, adquirió en 2011 una casa en la exclusiva zona residencial Andara con un valor de dos millones 950 mil pesos.

El inmueble se encuentra ubicado sobre la calle Lobeira, Fracción I, Lote 9 de la exclusiva zona residencial, equipada con Club Deportivo (alberca, terraza, gimnasio, canchas deportivas, palapas para eventos y jardines); privadas independientes, cada una con áreas verdes, barda perimetral electrificada y vigilancia las 24 horas.

También te puede interesar: Este es el opulento rancho de Fidel Villanueva Rivero (Video)

Aunque la propiedad fue adquirida originalmente mediante un contrato de crédito por un plazo de 20 años, apenas dos años después obtuvo las escrituras, tras liquidar, en una sola exhibición, el adeudo que quedaba por un millón 971 mil 450 pesos, según consta en los registros. En ese mismo año, el magistrado presidente adquirió un terreno de 551.12 metros cuadrados, identificado con el número 14 sobre la avenida Héroes de Chapultepec, a un precio de 328 mil pesos.

Desde ese entonces, el inmueble comenzó a utilizarse para la organización de fiestas privadas del propio Fidel Villanueva, como de algunas amistades, incluso, otros funcionarios que no querían exhibirse en bares públicos.

La casa, adecuada con salas de estar, incluso, un área para bailes eróticos, podía ser reservada para fiestas privadas, lo cual incluía el servicio de bartender.
“Es una vivienda que fue equipada para las fiestas y evitar ir a los clubes nocturnos existentes, porque tenía su propio tubo. En las fiestas podías pedir servicio de alcohol, incluso un par de chicas”, relató una de las personas que tuvieron la oportunidad de conocer el sitio.

Finalmente, en septiembre de 2016, antes de que concluyera la administración de Roberto Borge, le regaló la patente para que dicho lugar pueda operar de manera legal en la capital del Estado.

Las propiedades en Chetumal son solo la mínima parte de las posesiones de las que se ha hecho el presidente del Poder Judicial, durante los años que lleva en el cargo.