Redacción/SIPSE
CHETUMAL, Quintana Roo. - El reporte de que un grupo de gente armada a bordo de dos vehículos se dirigía a Chetumal, procedentes de la comunidad de Limones, activó a las corporaciones policíacas, cuyos elementos se pusieron bien atentos en los puestos de control, por si tenían que enfrentarlos a tiros.

De acuerdo con información preliminar, a las 10 horas de ayer, por medio del número de emergencia 911, llegó el informe sobre que unas personas armadas estaban siendo perseguidas por un agente de la Fiscalía General del Estado desde el poblado de Limones y se dirigían a Bacalar.

También te puede interesar: Sicarios llegaron en convoy para múltiple ejecución

Agentes de varias corporaciones se dirigieron a la entrada de Bacalar. Al llegar a la altura de la estación de gasolina y un comercio mayorista sobre la carretera federal, se cruzaron con un vehículo Chevrolet tipo Malibú color gris y atrás de éste, un automóvil Dodge tipo Charger color blanco, con una torreta policíaca encendida en el interior. Mientras que adelante del Malibú, iban dos Suburban color blanco y avanzaban a alta velocidad.

Agentes de varias corporaciones se dirigieron a la entrada
de Bacalar para detener al convoy. (Redacción/SIPSE)

Los patrulleros les dieron alcance a la altura del Campo Científico Unifap, aproximadamente a dos kilómetros de Xul-Ha, donde el conductor del vehículo Charger bajo el cristal de su ventanilla e informó a los agentes que los automóviles eran la avanzada de un funcionario de Playa del Carmen, aunque no especificó su nombre, y que por eso no podían detener la marcha por que el funcionario iba en una de las Suburban.

Los patrulleros les dieron alcance a la altura del Campo Científico Unifap. (Redacción/SIPSE)

Tras esta revelación, los policías se tranquilizaron e informaron a las operadoras del servicio 911 sobre lo ocurrido.