Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Además de reducir la incidencia delictiva, que para Juan Martín Rodríguez Olvera, director Seguridad Pública, no es grave, la corporación policiaca trabaja en un escrutinio de los niveles de confianza de sus integrantes y, en menos de un mes en el cargo, se han dado de baja a “más de cuatro” por reprobar los exámenes de confianza.

Cuestionado sobre el estado en que tomó las riendas de la corporación, Rodríguez Olvera negó que la policía local este infiltrada por la delincuencia, pero sí han tenido que dar de baja a mandos medios y a parte de la tropa.

También te puede interesar: Policías reprobados... ¡siguen trabajando!

“Todos somos susceptibles de tener el prietito en el arroz y en eso estamos trabajando, buscando retirarlos de cualquier corporación como la nuestra. Estamos trabajando con la instancia federal y estatal a través del C-3, donde nos damos cuenta si algún elemento no es de confianza y estamos haciendo lo conducente. Ya hemos hecho algunas bajas, no puedo decirte cuántas porque es un asunto muy particular, pero sí más de cuatro de todo tipo, tropa y mandos”, informó.

Agregó que el trabajo también es hacia el exterior, por lo que realizan estrategias para bajar la incidencia delictiva en el municipio, pues en promedio, realizan tres detenciones diariamente por robo a transeúnte como primera instancia, luego el robo a casa habitación y robo a comercio con sus respectivas puestas a disposición ante el Ministerio Público.

Respecto a cómo califica la seguridad en Solidaridad, el recientemente nombrado jefe de la policía dijo que “en incidencia delictiva estamos muy bien, en números azules y verdes, no marcan todavía una incidencia delicada, pero no estamos contentos y buscamos bajar esa incidencia con todo los actos diarios, tenemos en promedio entre 50 y 90 personas diarias especialmente por faltas administrativas, pero por la comisión del delito se ponen a disposición de la Fiscalía entre una a cinco diarias”.

Martínez Olvera consideró que los hechos de alto impacto que se han presentado deberán ser mitigados con trabajo, especialmente con el apoyo de las fuerzas federales que se encuentran en la zona turística, la Marina y Policía Estatal que patrullan la ciudad por la tardes y noches.