Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Aunque la Canirac descarta que el entorno económico haya modificado los precios de los menús en la zona turística, a lo largo de este año los negocios del resto de la ciudad cambiaron los costos los alimentos preparados debido al alza en productos que utilizan en estos giros comerciales, con incremento que alcanzan hasta el 25%.

Laura Esquivel, quien trabaja en una verdulería desde hace varios años, indicó que en general la mayoría de los vegetales y las frutas han tenido oscilaciones propias de su temporada, pero algunas ya no regresaron a su precio normal.

También te puede interesar: Vigilan que comercios no aumenten precios en zonas inundadas

El plátano tiene desde hace dos meses que alcanza los 20 pesos el kilo, antes valía 12 y no ha vuelto a bajar, y así pasa con algunos otros alimentos; el mango también y la manzana han subido y al menos las últimas semanas se han quedado así, depende qué tipo de manzana cuesta entre 45 y 60 pesos el kilo”, indicó.

En El Jurado, una cocina que se ubica al interior de Las Américas, los platillos tienen precios que superan en un 20 a 25% a los que se tenían hace un año, y los administradores del mismo indicaron que son cambios que muchos están haciendo debido a que lo que compran en los supermercados ha encarecido en los últimos meses.

Así, una comida que costaba 75 pesos pasó a 98 en este negocio, por ejemplo, pero el resto de su oferta también ha tenido incrementos similares en el último año.

De acuerdo al programa de verificación Quien es Quien en los Precios (QQP) de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), son pocas las variables que se muestran en algunos productos, como por ejemplo el jitomate saladette que en enero costaba $4.40, en marzo alcanzó los $14.90 y actualmente su precio es de $8.90.

Incluso el programa QQP indica que de enero a la fecha la papa pasó de 28 pesos a 18, luego a 26, todos esos precios a lo largo del año y actualmente alcanzó los 36 pesos.

Wilbert Perera Martin, contador fiscalista, consideró que sí ha habido un incremento que resulta obvio por la mezcla de varias razones: incremento de gas LP y especialmente de gasolina, el hecho de no ser un estado productor y traer la gran mayoría de alimentos desde otros estados, la variación del dólar, y la rentabilidad de los negocios.

“En Quintana Roo es muy raro que un negocio no sea exitoso, por lo que difícilmente alguien transportaría perecederos si no va a obtener ganancia, y lo que vemos es que ese margen de ganancia lo trasladan los intermediarios al consumidor local, y ahí le incluyen si le vendieron la mercancía en dólares, si la gasolina subió, o si incluso el producto en el que se enfoca tiene alta demanda”, describió

Sin embargo, Manuel García Maldonado, director de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) negó que ese efecto se muestre en la industria turística, y calificó el incremento de precios como casos aislados.

“Seguimos con los mismos precios con los que se abrió la temporada de diciembre pasado y hasta ahora no ha habido ningún cambio (…) es evidente que en la zona turística los precios son mayores a los del resto del país o al resto de la misma ciudad, pero Playa del Carmen no puede estar muy por encima de Cancún o Tulum y viceversa para poder ser competitivos unos con otros, pero eso no quiere decir que haya un incremento generalizado”, consideró.

Y no obstante que el incremento de las gasolinas ha estado imparable y a las oscilaciones del tipo de cambio, en la Canirac ven un futuro prometedor “no vemos que haya un incremento sustancial en los precios de los restaurantes debido a que ya tienen una programación hecha con anterioridad en la que toman en cuenta estas variables”.