Raúl Balam/SIPSE
KANTUNILKÍN, Q. Roo.- Dignatarios mayas afirman que actualmente las cabañuelas o el xoóc k’in, reconocen que cada día se va perdiendo debido a la tecnología y el mundo globalizado en que viven las familias afirmó, Enrique Cauich Tah.

Entrevistado por Novedades de Quintana Roo, el también rezadero en lengua materna explicó que esa forma de predecir el sistema del tiempo quedó obsoleto porque las nuevas generaciones ya no creen o en su caso de inmediato todos los días pronostican el clima a través de los equipos de cómputo y celulares.

También te puede interesar: Se pierden hortalizas por las bajas temperaturas

Recordó que hace años sus abuelos tenían diversas formas de predecir los meses del tiempo, ya que el primer día de año nuevo lo nombran como el primer mes y así sucesivamente hasta cuando llegue el mes de diciembre. Además, a partir del día 13 el conteo de los meses será al revés. Además, a partir del día 25 al 30 de enero de cada año se toman dos meses cada día en orden ascendente, de tal modo cada mes tiene una duración de 23 horas durante el día y el día 31 se toman tramos de dos horas, correspondientes a cada mes en orden descendente.

Otras formas de predecir el tiempo es que durante esos días si hay una intensa sequía es que podría ser apto para las quemas agrícolas o en su caso esperarán los tiempos idóneos para la siembra del maíz.

De igual forma algunas personas lo realizan con montones de sal, ya que si el producto es húmedo o completamente seco, podrían decir que habrá sequía o lluvias.

Aunque algunas personas lo pronosticaban de acuerdo al comportamiento de las aves, al canto de los gallos y en el movimiento de los árboles.

Aseguró que al menos en Kantunilkín, en la actualidad no hay personas que se dedican a los trabajos de las cabañuelas; aunque sí saben que sus abuelos de ahí se basaban para pronosticar si será un año apto para la producción del campo.