Redacción/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Quintana Roo.- El aumento en el precio de la harina, registrado desde el 1 de agosto, además del encarecimiento de combustibles y otros insumos, podría derivar en un incremento el precio por kilogramo de tortilla, el cual se estaría vendiendo hasta en 21 pesos de forma homologada.

Lo anterior se está registrando en algunas tiendas y establecimientos de Solidaridad, donde incluso se han dado de baja a algunos empleados de las tortillerías para sostener el precio.

También te puede interesar: Profeco clausura tres tortillerías en Playa del Carmen

Rubén Montalvo Morales, presidente de la Unión de Industriales de la Tortilla, la Masa y sus Derivados en Playa del Carmen, señaló que debido a dichas condiciones, las utilidades se han caído para los productores del sector.

“Todos los incrementos generales y aparte la harina, que este 1 de agosto nos lo subieron 400 pesos más; por lógica, nuestras utilidades cada día se han ido para abajo, tuvimos también problemas con autoridades y se dijo que habría directrices que no se resolvieron y cada día estamos peor”, dijo.

Consideró que a pesar de ser un producto catalogado dentro de la “canasta básica”, su precio está “liberado”, por lo que se están registrando ajustes dependiendo de cada productor.

“Las autoridades la tratan de controlar, por ser un producto de primera necesidad, pero si nosotros de alguna manera demostramos con facturas y documentos que el ajuste que hacemos está justificado no debe haber ningún problema. Es únicamente decisión del industrial tortillero, decir ‘sí aumento mi precio’ y si viene Profeco, mostrar la documentación”, dijo.  

Reconoció que hay casos en los que se está vendiendo en 14 pesos en las “tienditas” y otros en los que se alcanzan los 21 pesos, aunque también recordó que el año pasado se acordó mantener el precio homologado en 17 pesos y fue hasta enero pasado que se incrementó a 18.