Fernanda Duque/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Será hasta el 19 de agosto que permanecerán abiertos, en la terminal uno y cuatro del Aeropuerto Internacional de Cancún, dos módulos itinerantes de asesoría de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), con el fin de atender a los viajeros que presenten problemas con las aerolíneas en esta temporada vacacional.

“Dentro de nuestras facultades está apoyarlos y ver que se cumplan las compensaciones que sean por cada caso, por ejemplo, cuando se cancela un vuelo los beneficios pueden ir de hospedaje y alimentación, mientras que si sólo existe un retraso de más de cuatro horas, se deberá proporcionar alimentos”, dijo Xavier de Jesús Rosado Martínez, delegado federal de la Profeco en Quintana Roo.

También te puede interesar: Hasta $4 millones puede costar irrespetar al consumidor

Las compensaciones por retraso, así como por cancelaciones quedaron instituidas en la Ley de Aviación Civil, misma que fue reformada el año pasado, para dar cabida a los lineamientos que se deberán seguir en caso de que ocurran este tipo de situaciones.

Debido a esto, la Profeco en la entidad decidió que este año que el personal se desplace de terminal en terminal, para garantizar que realmente se realicen las gestiones pertinentes, por lo que en caso de que requerir asistencia, los viajeros pueden acudir al módulo y llamar por teléfono al inspector de la procuraduría, quien deberá acudir al instante.

De esta forma, en esta temporada se han atendido 200 consumidores, realizado 42 visitas de inspección, cinco conciliaciones con líneas aéreas, y se han recuperado 32 mil pesos. Rosado Martínez mencionó que se tienen bien identificadas las empresas que más denuncias generan por concepto de viajes.

“Esta detectado a nivel nacional que la aerolínea que tiene más demandas por incumplimiento es Viva Aerobus, pues comúnmente suspende sus vuelos o tiene tiempos de espera que van desde 12 a 14 horas, por lo que otras instancias están en vigilancia de esta empresa”, explicó el delegado federal de la Profeco en Quintana Roo.