Raúl Balam/SIPSE
KANTUNILKÍN, Q. Roo.- Productores de papaya maradol confían que los trabajos de levantamiento por los daños ocasionados por la tormenta tropical número cuatro sean de provecho a partir de que concluya los procesos electorales y empiecen a aplicar los recursos con la finalidad de reactivar la producción agrícola.

Felipe de Jesús Chan Tuz, presidente de la sociedad de producción “Chuun Wuas”, informó que los daños fueron de inundaciones y esa situación afecta la fruta originando gastos de fumigación para poder de nueva cuenta sembrar otras plántulas.

También te puede interesar: Productora arriesga y siembra habanero en zona cañera

Precisó que la sociedad tiene dos centros de acopio afectando a 20 hectáreas de fruta y fue un duro golpe para la economía, porque estaban en producción originando pérdidas poco más de 2 millones de pesos.

Recordó que durante el paso del huracán “Wilma”, sufrieron una situación similar y de inmediato se aplicó proyectos viables para que de nueva cuenta la sociedad inicie a trabajar que de ahí depende el sustento de varias familias.

Dijo que la sociedad de producción genera de manera directa 30 empleos que en caso de que no haya apoyos tendrán que despedir al personal y emigraran a hoteles de la Riviera Maya.

En riesgo 37 toneladas de piña en la zona sur de Q. Roo

Más de 250 mil piñas MD2 de 10 hectáreas sembradas en el Ejido de Blanca Flor, están en riesgo de echarse a perder, porque los productores no cuentan con canales de distribución y comercialización masivos. 

 “Lo que hacemos año con año es cosechar y cargar un camión de redilas con 500 frutos para trasladarlas a algún punto de la carretera federal Reforma Agraria-Puerto Juárez o incluso a Chetumal para ofertarlas en los alrededores del mercado Lázaro Cárdenas, para las 75 mil de estos días requerimos 150 traslados”, dijoi.

 Tun Chan explicó que adicionalmente, en dos meses y medio deben prepararse de nueva cuenta para cosechar las 175 mil piñas, 26 toneladas, de la variedad MD2 restantes para venderlas, de no hacerlo las pérdidas ascenderían hasta dos millones 500 mil pesos.

 César Armando Rosales Cancino, delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en Quintana Roo, dijo que está en marcha el Centro de Acopio en la comunidad de Manuel Ávila Camacho, en Bacalar, para que los productores puedan concentrar el fruto en grandes cantidades y comercializar al mercado nacional y extranjero, en este caso Estados Unidos. 

 Lo anterior se consideraría el primer canal de distribución y comercialización, mientras tanto, los productores buscan la manera de no seguir perdiendo sus cultivos de piña con la venta a granel; sin embargo, no hay una fecha para concretarse.

 La Cuenca Piñera en el municipio de Bacalar abarca mil 400 hectáreas de piña MD2, que considera comunidades como Pedro Antonio de los Santos, Mayabalam, Manuel Ávila Camacho, así como las aledañas, pero a la fecha siguen impulsando este centro de acopio.