Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) verificará que en Cuaresma no se realicen incrementos desmedidos en los precios de los productos, por ello desde ayer arrancaron el operativo.

Lo que van a revisar es la calidad de los productos de la temporada que son pescados y mariscos, además de frutas y verduras ya que en ocasiones estos establecimientos presentan violaciones que afectan al consumidor, agregó José Gamaliel Canto Cambranis, encargado de despacho de la Profeco.

También te puede interesar: Profeco clausura tres tortillerías en Playa del Carmen

“Lo que hacemos en este proyecto es revisar el comportamiento comercial para que el precio de los productos esté a la vista del consumidor, expedir notas de compra y que en caso de vender en otra denominación esté el tipo de cambio, además de que den comprobante de pago, así como las revisiones de términos y condiciones en caso de las promociones”, agregó.

La dependencia también revisará la calibración de las básculas ya que estos productos son vendidos en kilos y es necesario que den el producto completo.

El año pasado realizaron 123 visitas de verificación, de estos cinco establecimientos fueron infraccionados y para este año esperan realizar el mismo número de revisiones.

En caso de detectar las irregularidades, tendrían una sanción que va desde los 170 pesos hasta los dos millones de pesos, además de la suspensión de la comercialización.

La Profeco tiene un programa permanente de “Quién es Quién” en los precios donde hacen las evaluaciones para conocer el precio promedio que van manejando y a partir de que arranca el período de Cuaresma hacen los comparativos para evitar que vendan productos a precios desmedidos.

En las visitas de verificación pedirán que acrediten los precios y les pedirán alguna documental a cuánto estaban vendiendo 15 días antes para en caso de detectar incremento injustificado o desmedido, de no poder acreditar el alza habría una suspensión.

En el Mercado 23 ya los precios del filete de mero y boquinete superan los 300 pesos, mientras que el filete congelado está en 75 pesos, mientras que el pollo está 35 pesos y el bistec de puerco alcanza los 90 pesos.