Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- El regidor de Medio Ambiente en Solidaridad, Gustavo Maldonado Saldaña, consideró como correcta e inmediata la contención del sargazo que anunció el Gobierno del Estado, pero la solución de fondo es un reto que tiene México y Sudamérica para detener la fuente que alimenta las algas en el sur del continente.

“Eso es a lo que vamos a tener que llegar, en este momento contener el sargazo es una medida correcta e inmediata pero la solución de fondo va a tomar más tiempo y esfuerzos internacionales. La solución no va a ser rápida ni total, vamos a poder contener la mayor parte del problema pero no se eliminará hasta que se detenga ese fenómeno en las afluentes del Amazonas”, indicó.

El también biólogo hizo referencia a la estrategia que el propio gobernador, Carlos Joaquín González hizo el pasado fin de semana, que consta de detener con redes el sargazo y recolectarlo con barcazas antes de que llegue a la costa.

También te puede interesar:  Spencer Tunick ‘desnuda’ el recale de sargazo en Tulum

Esa medida, dijo Gustavo Maldonado, es necesaria e impostergable debido a la creciente llegada del sargazo que podría tener efectos severos en la actividad económica, por lo que agradeció la intervención del gobierno estatal para afrontar esta contingencia.

Sin embargo, agregó, “no podemos decir que se ha resuelto un problema, hay que resolverlo desde la fuente que está en Brasil para ver qué aporta nutrientes de las afluentes de Brasil para tratar de contener este crecimiento anormal de las algas en las costas de ese país”.

La investigadora Brigitta van Tussenbroek, titular de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, informó que el sargazo que llega al Caribe Mexicano se origina en el Atlántico, a la altura de Brasil, nutrido de materia orgánica que presumiblemente llega de las desembocaduras del Amazonas (Brasil) y el Orinoco (Venezuela).

La investigadora ha informado que en esa zona hay un incremento de temperatura del mar de dos grados centígrados, que combinado con el incremento de nutrientes y materia orgánica, hace que en tanto crecen las algas las corrientes oceánicas cambian y llevan al norte, a la zona de Centroamérica y el Caribe lo que finalmente se conoce como sargazo.