Enrique Mena/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Por miedo o temor de sufrir atentados, o ser asesinados, en los últimos dos años, 29 comunicadores de Quintana Roo se cobijaron en el Mecanismo Federal de Protección a Periodistas.

Elías Prado Laguardia, subsecretario de Gobierno del Estado, confirmó que recientemente cinco comunicadores solicitaron apoyo, principalmente de la zona norte; a nivel local también se incorporan a la Unidad Estatal de Protección a Periodistas y el Protocolo de Protección a Periodistas.

También te puede interesar: Atacante ofreció una rosa a periodista para matarlo

Un comunicador que fue ultimado a balazos en el municipio de Solidaridad, hace algunas semanas, se encontraba incorporado al Mecanismo Federal. Otro comunicador en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, quien también fue asesinado, no estaba integrado a este programa.

Las amenazas las realizan los agresores a través de portales electrónicos o páginas de noticias, así como por la vía telefónica, de manera directa al comunicador.

El tema de Línea Segura, por ejemplo, es uno de los procedimientos a seguir, que consiste en hacer llamadas todos los días al comunicador para corroborar que se encuentra bien en cuanto a su integridad física, entre otros mecanismos.

Corresponde a las autoridades federales hacer un análisis y diagnóstico mensual de la situación de cada uno de los casos de los comunicadores integrados al programa.

Prado Laguardia, explica que los últimos casos de violencia contra periodistas en Quintana Roo motivan a que otros se sumen a la protección federal.

“Vamos a trabajar muy de cerca con los periodistas, vamos a estar ahí para atenderlos, Quintana Roo se ha sumado al Mecanismo Federal, vamos a apoyar todo este tema que tiene que ver con ataques o si hay periodistas que por su trabajo estén siendo amenazados, tendremos que activar enseguida los protocolos”, dijo el funcionario.

En el ámbito local, la Secretaría Estatal de Seguridad Pública (SESP) y el Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C4), son las instituciones encargadas de mantenerse en contacto con el comunicador protegido para darle seguimiento.