Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La empresa Villas Solaris S de RL no cuenta con el permiso de chapeo y desmonte para la construcción del hotel Gran Solaris, en la zona hotelera que otorga la Dirección municipal de Ecología, argumentando que no lo necesitan ya que la zona estaba impactada.

Esto ya lo analiza la dirección que está en constante comunicación con la comisión que revisa el caso de Solaris, para dar una postura, explicó Felipe Villanueva, director de Ecología municipal.

También te puede interesar: Ignoran audiencia representantes de Gran Solaris

“Recordar que fue el 13 de diciembre cuando asumí la representación de Ecología y por ello estamos revisando el caso que es uno de los más importantes por la problemática de común conocimiento”, agregó.

Explicó que aunque la empresa argumenta no necesitar el permiso es un requisito indispensable y será una obligación que en todo caso presenten la extensión en materia federal o la resolución.

La Dirección de Ecología da dos permisos: Chapeo y Desmonte, y de Desarrollo; y sólo pueden otorgar cuando el desarrollador cuenta con su Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) y el estudio técnico justificativo para Cambio de Uso de Suelo forestal a urbano.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) debe dar la respuesta en el efecto forestal y con esos dos requisitos expiden el permiso en Ecología para Chapeo y Desmonte, y posteriormente el de Desarrollo, pero para ello deben contar con Licencia de Construcción que emite la Secretaría de Ecología y Desarrollo Urbano.

El 25 pasado era la audiencia del caso que fue pospuesta desde diciembre de 2017; sin embargo, después de una reunión decidieron alargarla para permitir que la Dirección de Ecología analice el caso, esto por el cambio de titular aunque el predio sigue suspendido, mencionó Mirna Karina Martínez Jara, síndico municipal.

“Estamos cruzando la información con la síndico sobre el caso Solaris y cumplirán con los tiempos que están instruyendo para entregar las observaciones pertinentes”, agregó Felipe Villanueva.

Las revisiones por parte del Ayuntamiento fueron a petición de regidores que insisten en que la unificación de los terrenos, que están junto a la playa pública Delfines, no es válida, además de que la densidad es de solo 180 cuartos y no más de 400 como fueron autorizados.