Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Hace dos años comenzó una batalla para la conservación de la flora y fauna del proyecto Malecón Tajamar, en el que hasta ahora los perdedores son los inversionistas que tiene detenidas sus inversiones y en algunos casos solo quieren que les devuelvan su dinero.

Hoy se cumplen 730 días en que una cadena humana detuviera los trabajos de máquinas que entró para hacer una limpieza al desarrollo Malecón Tajamar en Cancún y que sería el día que marcaría un antes y un después para el proyecto promovido por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) que vendió los predios en mil 977 millones 368 mil 511 pesos.

También te puede interesar: Profepa clausura proyecto 'Infinity' en el Malecón Tajamar (video)

A partir de ese día, grupos ambientalistas buscaron frenar el desarrollo en el sitio argumentando que era un espacio verde en el que había presencia de manglar.

(Video: Sergio Orozco e Israel Leal)

Francisco Córdova Lira, es uno de los empresarios que adquirió un predio a Fonatur y que ahora busca le sea devuelto lo que pagó ya que el caso ya está perdido.

“Lo que procede es que devuelvan el dinero a los inversionistas ya que compramos de buena fe ante el desarrollador más importante en turismo (Fonatur) que obtuvo una Manifestación de Impacto Ambiental con permisos de la Semarnat en el tema”, explicó

Para él es una vergüenza, una tristeza y una pésima señal que un desarrollo con esta inversión y de tal tamaño tenga que ser cancelado.

Para los inversionistas dada la situación actual es mucho mejor que quede terminado el proceso y devuelvan inmediatamente los recursos con intereses que serían de al menos 7% por año.

Al 2016 el Fonatur contemplaba que las demandas de los interesados ascendería a los tres mil millones de pesos, casi el doble de lo que recibió el gobierno federal con las ventas.

De acuerdo con información de la dependencia federal recibida por Transparencia, la lotificación era de 116 lotes que vendieron en 43 lotes al final en diferentes precios que alcanzaron hasta los 105 millones 338 mil pesos.

Fonatur ya ha mantenido reuniones con los inversionistas, en las que están confirmando que han perdido los recursos.

“En mi caso solo quiero la devolución de mi dinero ya que ante la incertidumbre de lo que hace el estado mexicano es riesgoso caer en una situación similar y prefiero invertir en un bien que compre, controle y saque los permisos y no ante un bien de las autoridades mexicanas en el que los permisos fueron obtenidos bajo una forma deficiente y la autoridad no tuvo la posibilidad de defender a los inversionistas y además tiró dinero por ineficiente, ineficaz y una falta de transparencia”, agregó Córdova Lira.

La Prelatura Cancún Chetumal es otro de los que aún cuentan con un predio y de acuerdo con el obispo Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, tienen los permisos para construir una catedral; sin embargo, está pausado y esperan que algún día quede destrabado y que incluso las asociaciones ambientalistas les digan cómo es que quieren la iglesia o que las autoridades den un fallo en el sitio.

“Nosotros podemos hacer una infraestructura con madera, hacer una palapa o cómo ellos digan ya que la iglesia es un servicio público y no un negocio, nosotros podemos llegar a un acuerdo para que la infraestructura vaya de acuerdo a la naturaleza”, agregó.

Explicó que hay un grupo de ciudadano que desconocen que tan grande puede ser, pero tienen secuestrado el sitio que funcionó durante mucho tiempo como un centro de esparcimiento y visita de las familias.

Para la Prelatura está la propuesta de que hagan una permuta y que el terreno quede en manos de Fonatur, lo utilice para lo que mejor convenga pero a la vez a la prelatura les asignen otro espacio y ese pudiera ser el arreglo para muchos otros de los que adquieran de buena fe un espacio.

La alternativa que ya se había propuesto era que la catedral fuera hecha en el Parque Cancún, que estaría junto al proyecto Malecón Tajamar.

Aunque aún es necesario esperar qué pasará con el proyecto de Parque Cancún, ya que es una gran idea, pero es necesario que sepan qué sucede en Malecón Tajamar.

En cinco años, Fonatur invirtió 520 millones de pesos y de la venta de los predios la derrama económica que esperaban ascendía a 11 mil 563 millones de pesos.

El sitio cuenta con 74.24 hectáreas y en el período de 2006 y 2012 comercializaron 83% de los predios y hasta el 2015 vendieron un 11% y en ese año lograron colocarlos.

Utilizan el sitio como basurero

Desde hace dos años, los ambientalistas cerraron el paso a vehículos para evitar que ingresaran, esto llevó a que el Ayuntamiento e incluso el mismo Fonatur dejaran de dar el mantenimiento al sitio en cuanto a iluminación, chapeo y recoja de residuos sólidos que llevó a que fuera convertido en un basurero clandestino menor.

Raymundo López Ramírez, director de recolección de la Solución Integral de Residuos Sólidos (Siresol), explicó que en un acuerdo con la dependencia federal y el grupo ambientalista Movimiento Social en pro de los Derechos del Pueblo para que dos veces a la semana realizaran limpieza en el sitio.

“Lo que nos preocupó es que se encontró basura doméstico ya que pensábamos solo habría los desechos a granel (botellas, cajas de alimentos pequeñas) y por ello los contendores son pequeños y esto es preocupantes ya que hay quienes están tirando la basura afectando al medio ambiente.

En caso de detectar una camioneta o alguien dejando basura doméstica en bolsas negras, lo mejor es hacer una denuncia.

Para algunos ambientalistas, Tajamar es sólo un monumento a la impunidad en México ya que hasta ahora no hay una solución final y es lamentable que el gobierno de Quintana Roo no haga nada y esto es por los funcionarios incompetentes que solo están esperando que los tribunales sean los que resuelvan el caso.