Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El proyecto del quinto planetario para el municipio de Felipe Carrillo Puerto, se queda guardado hasta que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), tengan los recursos económicos para aprobarlo.

Víctor Alcérreca Sánchez, director del Consejo Quintanarroense de Ciencia y Tecnología (Coqcyt), indicó que el quinto planetario requiere, mínimo 50 millones de pesos, y actualmente no existen los recursos para su creación.

También te puede interesar: Planetario de Cancún busca captar la atención de niños

“Tenemos un quinto planetario guardado, pero que no ha merecido de parte de Conacyt la aportación, ahí está en espera de tiempos mejores”, indicó el entrevistado.

Comentó que cuando el recurso es escaso, las autoridades lo redireccionan a lo urgente.
Comentó que un planetario como el que se haría en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, no baja de 50 millones de pesos.

Comentó que actualmente, se tiene con muy buen funcionamiento los planetarios de Chetumal, Cancún, Cozumel y Playa del Carmen.

El 21 de diciembre de 2015, fue anunciado un quinto planetario en el estado de Quintana Roo que se integraría a la Red Estatal de Observatorios Astronómicos, con la finalidad de acercar la ciencia, tecnología y cultura en los niños y jóvenes de la zona maya.

En ese entonces, el Coqcyt anunció que la obra sería financiada con recursos mixtos entre el Conacyt y el Gobierno del Estado.

También, la convocatoria para licitar la construcción de la obra sería emitida en enero de 2016.

El pasado 2 de noviembre de 2016, el cabildo de Felipe Carrillo Puerto aprobó la donación del predio a favor del Coqcyt, ubicado en la colonia Javier Rojo Gómez de esa ciudad.

El quinto planetario tenía contemplado una sala de proyección con capacidad para 70 personas, un auditorio para 190 personas, una sala para exposición sobre el uso, manejo y conservación del agua.

Además de dos salas didácticas para 40 estudiantes, una sala de cine con sistema de realidad virtual y un laboratorio de fabricación digital con un área de 50 metros cuadrados.