Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Este año, nueve hospitales de la Secretaría de Salud en el Estado (Sesa) aplicaron más de 11 mil estudios de tamiz neonatal a igual número de recién nacidos para detectar de padecimientos congénitos.

Los hospitales aplican esta prueba para la detección oportuna y tratamiento consecuente de forma gratuita.

Alejandra Aguirre Crespo, titular de la dependencia de salud en la entidad, indicó que el total de las pruebas aplicadas fueron en 11 mil 398 recién nacidos en los hospitales de Felipe Carrillo Puerto, Cozumel, Playa del Carmen y de Cancún “Jesús Kumate Rodríguez”, así como en los integrales de Kantunilkín y José María Morelos, en comunitarios de Isla Mujeres y Bacalar y en el Hospital Materno Infantil Morelos.

También te puede interesar: Dos de cada 10 adolescentes son adictos a alguna sustancia

Recomendó llevar al bebé para la aplicación de esta prueba entre el tercer y quinto día de nacido. “Para el estudio no se requiere que estén en ayuno y se aconseja ponerle doble calcetín en los pies para que se mantengan a una temperatura cálida, esto hará que fluya mejor la sangre, ya que del talón se extraen cinco gotas, las cuales se colocan en papel filtro y se envían para su análisis de laboratorio”, explicó Aguirre Crespo.

Dijo que en caso de que esta prueba resulte positiva se llevan a cabo otros estudios especiales para confirmar o descartar factores de riesgo de alguna de estas enfermedades.

“La detección oportuna de alteraciones en el metabolismo del bebé permite el inicio del tratamiento médico correspondiente, a fin de evitar complicaciones de salud en los recién nacidos. El control de estas enfermedades se logra mediante cambios en la alimentación o con la administración de medicamentos, siempre y cuando sean descubiertas a tiempo”.

De acuerdo con el sector salud en la entidad, con el tamiz metabólico neonatal se pueden detectar padecimientos congénitos que alteran el metabolismo infantil y que pueden ocasionar retraso mental (fenilcetonuria, hipotiroidismo congénito), crisis agudas en las primeras semanas o meses de vida; enfermedad hepática, cataratas o septicemia, entre otras.