Daniel Pacheco/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Nuevamente el complejo turístico y residencial de Puerto Aventuras es sorprendido realizando maniobras irregulares de impacto ecológico, con el objetivo de modificar la zona costera e incluso dentro del mar, sin contar con las autorizaciones federales.

La mañana del pasado lunes 29 de enero se documentó en foto y video cuando trabajadores realizan de manera reincidente el esparcimiento de piedras dentro del mar, sobre una zona que han señalado buzos y ambientalistas desde el pasado 2017 que es hábitat de arrecifes y corales.

También te puede interesar: Clausura en Puerto Aventuras, sigue sin sanciones

El objetivo de dicho vertido pétreo es continuar con la instalación de estructuras para que sirvan de “rompeolas”, a pesar de que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) ha intervenido en diversos puntos costeros desde el 2016 con clausuras a causa de devastación de manglares por anteriores depósitos de materiales dentro del agua denunciados durante abril del pasado 2017.

"Después de los sellos de clausura siguen haciendo lo que les da la gana. Ahora además de seguir tirando sascab en la playa, con una bomba en la noche sacan la arena del canal con una bomba en un tubo largo y ponen arena en toda la zona en frente a su condominio. También colocaron puertas y rejas en la zona federal marítima con una construcción de una caseta de seguridad privada (imagino irregular, sin permisos) en la zona federal marítima a un lado del canal de la marina", acusó uno de los testigos de los hechos quien prefirió guardar anonimato por temor a represalias.

Al respecto se buscó la versión de Román Rivera Torre, director general del Fideicomiso Puerto Aventuras; sin embargo, hasta el cierre de la edición no se ha dado a conocer alguna postura o explicación sobre la reincidencia en las maniobras.

David Antonio Galeana García, capitán de Puerto en Playa del Carmen, informó que se verificará si existe algún tipo de autorización vigente ante la Secretaría de Marina y Puertos, por el vertimiento pétreo en el mar.

Por su parte, Hugo Uribe Nicolás, director de la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) en el municipio de Solidaridad, aseguró que se han tomado nuevamente cartas en el asunto para realizar un nuevo reporte ante la Profepa, con la intención de que regrese la autoridad federal a realizar las verificaciones y sanciones pertinentes.

Justo en una de las palmeras que dan al acceso peatonal hacia la zona de playas, se puede observar uno de los sellos que la Profepa instaló a mediados de noviembre pasado clausurando los trabajos, para el relleno ilegal de playas que se estaba llevando a cabo con maquinaria pesada.

A pesar de dichas acciones de las autoridades federales en materia ambiental, las playas se han extendido en el lado norte de litoral, ante el paso de los turistas extranjeros que ignoraban el daño ambiental que estaba sucediendo.

Desde el año pasado voces de académicos, especialistas y asociaciones de protección al medio ambiente han señalado que de acuerdo a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (Lgeepa) y su reglamento de Impacto Ambiental, quienes realicen este tipo de maniobras dentro del mar, debieron haber tomado medidas de mitigación de daños, mismas que todavía se desconocen.

Además recalcaron que dentro del apartado Sistema Nacional de Trámites (Sinat) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el proyecto de Consolidación del Desarrollo Turístico Náutico Residencial de Puerto Aventuras no menciona una ampliación de playas o arenales.

Adicionalmente se detectaron trabajos constructivos para la creación de un nuevo punto de acceso al complejo turístico y residencial que denotaría un conflicto entre la administración de los colonos y el Fideicomiso de Puerto Aventuras, dichos trabajos se han realizado sin que la Doris Aké, directora general de Infraestructura Desarrollo Urbano y Medio Ambiente de Solidaridad confirmará si cuentan con los permisos para ello.

De manera extra oficial e interna, se entiende que los predios pertenecen a Román Rivera Torre y por diferencias, los colonos están haciendo su propio acceso en un costado de la entrada principal (donde está el estacionamiento hasta la carretera federal).