Sergio Orozco/SIPSE
PUNTA ALLEN, Quintana Roo.- Es un lugar de bellezas naturales únicas, se localiza al sur del municipio de Tulum. A lo largo de 50 kilómetros de distancia desde la zona hotelera, se aprecian distintos paisajes, algunos llenos de detalles naturales que impresionan; la selva baja, la zona de manglares de la reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, flora y fauna del lugar, acompañan a quienes buscan los escenarios tranquilos del Caribe mexicano.

También te puede interesar: Tulum apuesta por limpieza de playas para atraer turismo

Punta Allen, es uno de los sitios con más interés por parte de los turistas nacionales y extranjeros; durante los últimos meses, ha sido visitado hasta por 600 personas al día, quienes llegan a través de tour operadores que ofrecen paquetes con precios accesibles para los turistas.

Estos servicios incluyen recorrido en lancha por la zona de los arrecifes, por el área donde se alimentan las tortugas y el avistamiento de otras especies como los delfines, los cuales se pueden observar a escasos metros de la barrera arrecifal; los recorridos duran alrededor de tres horas, con un precio aproximado por persona de 300 pesos.

Los escenarios naturales “enamoran” al turismo. El delegado del poblado de Punta Allen, Raymundo Vázquez Tamayo, reconoció que viven una buena temporada y gracias a esto, las calles del poblado, lucen con vida debido a la presencia de varios grupos de turistas, que recorren el pequeño pueblo caribeño en bicicleta o a pie.

El costo de la alimentación es muy similar al resto de los destinos turísticos de la Riviera Maya; además, la mayoría de los visitantes, disfrutan de los restaurantes, en los quela especialidad son los pescados y mariscos en todas sus presentaciones.
En 2010, había un total de 460 habitantes; sin embargo, la población actual es de alrededor de 700 personas; la mayoría de éstas se dedican a la pesca y otra gran parte al turismo.

En contraste

Por desgracia para los pobladores, hay tres temas fundamentales, por los cuales, Punta Allen, no ha alcanzado un nivel superior, a pesar de la belleza natural: no hay agua potable, el camino que comunica a Tulum con el poblado está en pésimas condiciones a pesar de que las reparaciones que se realizan, pues las lluvias perjudican la única opción para acceder y, por alrededor de 14 horas, el suministro eléctrico es suspendido, de acuerdo con el delegado de Punta Allen, Raymundo Vázquez Tamayo.


A pesar de ser un desarrollo turístico que ha crecido, desde administraciones anteriores de Tulum, no llegan recursos para el crecimiento de Punta Allen como destino de playa, ya que la mayoría de los visitantes que reciben diariamente la también llamada localidad de Javier Rojo Gómez, es gracias a la promoción que se realiza en Playa del Carmen y Cancún.


Gracias a los esfuerzos de parte de las cooperativas para atraer el turismo diariamente, han podido sobrellevar las alzas a los combustibles, lo cual los afecta de manera directa, ya que la gasolina es una de sus principales herramientas para trabajar.

La falta de electricidad ha causado malestar entre los visitantes y los pobladores, pues los alimentos no pueden ser refrigerados como es debido y por ello, en los restaurantes y hoteles, sólo se ofrece comida del día, ya que no pueden guardar ningún tipo de alimento.

Los habitantes se han acostumbrado durante más de 45 años a vivir en penumbras, ayudados de veladoras, lámparas y quinqués, pero para las nuevas generaciones y para el turismo que acude al poblado, es básico el uso de la energía eléctrica; actualmente sólo tienen 10 horas de servicio al día.


La señal para teléfonos celulares es nula y la única forma de comunicación es a través de la aplicación “whatsapp” y sólo se pueden comunicar durante la noche y la mañana, ya que es la hora en que pueden encender el “módem”.
La espera para los lugareños tendrá que ser larga, ya que para las autoridades municipales, el tema de Punta Allen no es prioridad, así lo señalan los más de 46 años sin voltear a ver al sur del municipio de Tulum.