Destinos como Mahahual, Bacalar y Chetumal, mantienen un estancamiento en las actividades de promoción y publicidad turística. Muchos empresarios por enésima vez tienen fijadas sus esperanzas en que este año que iniciara exista un verdadero plan integral que permita de una vez por todas que el sur del estado tenga el despunte turístico que desde hace años ha estado esperando.

Los municipios del centro y sur del estado tienen mucho que ofrecer en este punto, y sería cuestión de que los tres niveles de gobierno se pusieran en sintonía para  invertir y crear toda esa infraestructura que se necesita para entrarle a una promoción efectiva y que venga turismo nacional y extranjero a conocer nuestra historia. 

La ruta de las iglesias, los cenotes, los sitios arqueológicos, la ruta de los Chunes, las lagunas, ríos y playas son parte del atractivo que pudiera ser explotado de manera adecuada y darle ese plus que tanto necesita esta zona, sobre todo los empresarios que han invertido su patrimonio en hoteles, restaurantes y otro tipo de negocios. Promover ahora sí en serio los atractivos del sur y el centro de Quintana Roo que conforman rutas muy plausibles podría en verdad hacer que las zonas económicamente deprimidas del estado se beneficiaran en verdad. 

Como decía en el párrafo anterior la zona sur de Quintana Roo tiene su potencial en municipios como Bacalar con Chacchoben e Ichkabal, y en Othón P. Blanco tenemos a Kohunlich, Dzibanché-Kinichná y Oxtankah. La Ruta de las Iglesias que abarca los municipios de José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto, ofreciendo muestras históricas de gran valor artístico.

Una buena opción que podría poner sobre la mesa la titular de turismo en el estado, Marisol Vanegas es la del turismo cultural que se define como: "Aquel viaje turístico motivado por conocer, comprender y disfrutar el conjunto de rasgos y elementos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o grupo social de un destino específico". 

La zona sur de nuestro estado cuenta con un amplio potencial para desarrollar el turismo cultural. Además, contamos con los atractivos naturales de la Bahía de Chetumal, el Río Hondo, la Laguna de Bacalar y la Costa Maya. Por otro lado, tenemos el enorme privilegio de ser  la cuna del mestizaje en México; el turismo cultural es una oportunidad que puede y debe ser aprovechada por la zona sur del estado de Quintana Roo para poder acceder a mercados turísticos de alto poder adquisitivo que generen una derrama económica para crear empleos y desarrollo económico y social. 

Lo cierto es que esta parte del estado requiere urgentemente de un “plan integral” para la conservación y promoción de los atractivos turísticos donde deben de participar autoridades federales, estatales, municipales y verdaderos especialistas en el tema del turismo para invertir eficiente y transparentemente los recursos que se tienen para este rubro. 

La zona sur de Quintana Roo tiene todo para ser un icono turístico que atraiga todos los meses del año a turistas interesados, más que en sol y playa, en conocer la cultura maya, por lo que bien valdría la pena diseñar e implementar políticas públicas que permitan a los visitantes nacionales y extranjeros conocer nuestras bellezas naturales y con ello  diversificar nuestra economía. 

El 2018 sin lugar a dudas deberá de ser un año que en materia turística tenga importantes beneficios para los prestadores de servicio de la zona sur, el gobernador del estado Carlos Joaquín González ha fijado su postura de apoyar y hacer crecer turísticamente esta zona, desde luego no es algo que se haga de la noche a la mañana; entendemos que hay que delegar el trabajo, y tal vez sea en ese punto donde no se ha entendido por completo lo que requiere la zona centro y sur en materia de turismo. Ahí valdría la pena una revisión al tema y jalar orejas a quien se lo merezca. 

Es un hecho que en Quintana Roo se trabaja desde el inicio del gobierno joaquinista para seguir posicionando a los polos turísticos como destinos modernos, competitivos y de excelencia en calidad para el viajero nacional e internacional.