Sólo porque se trata de algo muy serio no nos desternillamos de la risa al conocer que el impresentable Raymundo King de la Rosa, podría ser Senador de la República por el PRI por la vía plurinominal, una forma de abaratar la pobre democracia mexicana en la que hasta los delincuentes pueden ser “representantes del pueblo”. 

El fantasmal “dirigente” del PRI, es uno de los políticos más cercanos al ex gobernador Roberto Borge Angulo y formó parte de una de las historias más negras de nuestro joven estado por sus artes maquiavélicas, que sin embargo de nada le sirvieron en las elecciones de 2016. 

Recordemos que después de la debacle electoral priista, despidió a un número importante de trabajadores, entre los que figuraban personas con muchos años al servicio, quienes se quedaron con las manos vacías, esperando un poco de sensibilidad que nunca encontraron en King de la Rosa. 

Fiel a su costumbre de despreciar a los que supone son menos que él, se ha convertido en el principal lastre del otrora poderoso partido en Quintana Roo, que podría incluso acabar peor después de las votaciones de julio de este año. 

¿De verdad usted amigo quintanarroense, estaría de acuerdo en que tan nefasto personaje, después de conocer sus malas artes, su insensibilidad, venalidad, soberbia, prepotencia e intolerancia hacia los que no piensan igual que él merece ser senador?

¿Estaría de acuerdo con un personaje de nula estatura moral, al que en parte se debe la catastrófica derrota del 2016, cuando perdieron la Gubernatura que pensaban ostentarían muchos años más para seguir depredando la riqueza de nuestro estado?

Sin duda en el PRI hay políticos muy rescatables que fueron hechos a un lado con el afán de imponer candidatos sin arraigo alguno entre los ciudadanos, pagando el precio de la intolerancia que está profundamente enquistada en los genes de ese partido y que hoy, convence a muy pocos quintanarroenses que han entendido que con esos políticos, la única garantía posible es seguir siendo víctimas de su corrupción. 

King de la Rosa puede ser Senador de la República, así está de chueca nuestra cuestionada “democracia”, en algo que sólo sucede en México, donde en muchas ocasiones la “justicia” se pone del lado del que comete algún crimen y se castiga a la víctima.