Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL.-Los altos precios de la carne de res, provoca que Quintana Roo pierda anualmente nueve mil cabezas de ganado hembras, la semilla de la ganadería, que en su mayoría son sacrificadas en el Estado y el resto enviadas al centro del país.

Héctor Manuel Peña Fuentes, subsecretario de Ganadería de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (Sedarpe), dijo que al año salen de la entidad 10 mil cabezas de ganado, de las cuales el 40% son hembras (cuatro mil),  que se suman a las que se sacrifican de manera local, por lo que para 2019 se prevé implementar políticas para evitar que salgan del Estado y dejen de ser sacrificadas las hembras aptas para la reproducción.

También te puede interesar: ¡Dan luz verde! Construirán club de playa en Mahahual

Esas condiciones no han puesto en riesgo la producción ganadera de la Entidad, pero ha limitado el desarrollo y crecimiento del hato ganadero, que actualmente es entre 120 mil a 140 mil cabezas de ganado.

“Trabajamos en políticas públicas e incentivos para retener esas hembras, entre los proyectos para 2019, la Sedarpe integra cuatro componentes que llevan a atacar ese indicador, implementar un programa para evitar que salgan esas hembras aptas para la reproducción, evitar el sacrificio, otro para que se retengan los animales en los ranchos, y el último para que se repueblen los hatos ganaderos”, dijo.

Peña Fuentes, indicó que a pesar de esas fugas de hembras aptas para la reproducción, los indicadores en materia de ganadería señalan que de enero a julio de este año, ese sector registró un 26.6% de avance, con relación a ese mismo período del año pasado.

“En materia de la ganadería se manejan tres indicadores, el inventario ganadero, el volumen de producción y el valor de la producción, si comparamos es siete meses, nuestro hato ganadero tuvo un avance, eso nos señala que las cosas no van mal, pero pueden ir mejor”.

Recientemente, Florencio Song Solís, presidente de la Unión Ganadera Regional de Quintana Roo, declaró que esa organización cuenta al menos con 250 mil hectáreas para ejercer la ganadería, pero se requiere de una fuerte inversión, y su principal preocupación es la alimentación y el agua.