Tronó la coalición Juntos Haremos Historia en Cancún, ciudad que rebasa la mitad de la población total de Quintana Roo y que económicamente implica cerca de tres cuartos del movimiento total de Quintana Roo. El ultraconservador y berrinchudo PES dijo que siempre no se aliará con Morena y el PT para la elección del ayuntamiento de Benito Juárez del 1 de julio. En ese municipio el tema electoral está que arde, mas no solo por su ubicación geográfica en el paralelo 21 se avizora un norte, un indicador para lo que pudiera suceder en el sur, arribita de la latitud 18.

El 17 de febrero el Comité Nacional de Elecciones de Morena determinó quiénes serían sus candidatos en los municipios en los que se supone que le correspondería postular para Benito Juárez, Cozumel, Solidaridad y Othón P. Blanco, donde el ungido resultó el respetado expresidente Hernán Pastrana Pastrana. Ninguna duda.

Ayer el delegado estatal y también segundo candidato a senador José Luis Pech Várguez nos dijo que el acuerdo de coalición no había especificado municipios, sino tan solo porcentajes de los 11 municipios del estado a repartir entre los tres partidos coaligados, con lo que no se descartaba que el recién postulado por el partido neopentecostal Carlos Mario Villanueva Tenorio pudiera abanderar a la singular alianza.

Nos preguntamos: ¿por qué el acuerdo del 17 de febrero solo se refirió a los municipios mencionados? El 18 de enero el propio Pech había declarado a todos los medios que los municipios de Benito Juárez, Othón P. Blanco, Cozumel y Tulum serían para Morena, en tanto Solidaridad, Puerto Morelos y José María Morelos podrán tener candidatos del PES y Felipe Carrillo Puerto, e Isla Mujeres y Bacalar corresponderían al PT.

¿A qué hora se les olvidó? El 23 de enero el Ieqroo aprobó el registro de Juntos Haremos Historia –junto con las otras dos coaliciones– especificando con toda claridad la asignación de los municipios mencionados a Morena, lo cual está por lo tanto en un convenio que no se puede deshacer así como así. Un magistrado electoral, antes que nada, tomaría en cuenta este contrato en un eventual litigio.

¿A dónde va Carlos Mario? Pues como no sea a competir en solitario por el ínfimo partido pentecostal y reaccionario que lo postuló, como pasará en Cancún, absolutamente a ninguna parte.

Vitamina A para la memoria, doctor Pech y morenos que lo acompañan.