Edgar Olavarría/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La modernización del Rastro Municipal de Benito Juárez, Tipo Inspección Federal (TIF) requiere alrededor de 45 millones de pesos y ante la falta del recurso se presentó la “declaratoria de necesidad” a integrantes del Cabildo, para determinar la mejor forma de contar con los recursos y ejecutar la rehabilitación, ya sea por Asociación Público Privada (APP), régimen de concesión o mediante la gestión de los recursos con la federación.

Lo anterior, en el marco de la vigésima novena sesión ordinaria donde no sólo se aprobó por unanimidad el estudio técnico y justificativo del proyecto, sino también se evidenció la imposibilidad material y financiera para prestar el servicio público de Rastro Municipal, en apego con el dictamen de las comisiones municipales de Asistencia Social y de Reglamentación y Salud.

También te puede interesar: Analizan concesionar el Rastro Municipal

Para integrantes de la Comuna se dio un paso muy importante el hecho de aceptar públicamente que se tiene la urgencia de solucionar el problema del rastro, ya que más allá de una rehabilitación, requiere trabajos de modernización e inclusive de la adecuación del inmueble mediante el uso de tecnología y cámaras de refrigeración para dotar a Cancún de un proyecto que garantizará que toda la carne que entre sea de calidad.

Sin embargo, con antelación integrantes del Cabildo ya habían expuesto la imperante necesidad de adecuar el rastro en un proyecto TIF que garantice la calidad e inocuidad sobre el manejo de las carnes rojas y deje de representar un foco de infección y enfermedades para la población, según de acuerdo con un recorrido e inclusive evidencias fotográficas y de video de las condiciones actuales del lugar.

Bajo ese orden de ideas, requirieron a Tesorería municipal informe la viabilidad y factibilidad de destinar una inversión cercana a 50 millones de pesos para iniciar con la modernización del inmueble, sin embargo, ante la falta de solvencia se llevó a cabo un estudio técnico para justificar una APP o en su caso otorgar su operación bajo el régimen de concesión.

El rastro de Cancún fue construido hace más de 30 años para una población de 20 a 30 mil habitantes, hoy su maquinaria resulta obsoleta para una población de un millón de residentes; aunado al oxido que presentan los metales que ahí se utilizan (varillas, ganchos y demás).