Alejandro García/SISPE
CANCÚN,  Quintana Roo.- Durante los tres primeros meses de 2018 la tendencia al consumo disminuyó 30%, en referencia a la afluencia de mercado estadounidense, principalmente para Cancún, situación que resalta, no tanto por las alertas o recomendaciones, sino porque 2017 fue un año excepcionalmente bueno, declaró Jean Agarrista Marfin, presidente de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya.

“Estamos 30% abajo en el mercado norteamericano, lo hemos viviendo este invierno, es una realidad, que llevamos diciendo desde hace mucho tiempo; se ha podido estabilizar de cierta manera con algunas acciones, pero ciertamente los números nos son similares a los que tuvimos el año pasado, tomando en cuenta que 2017 fue un año excepcional, ha sido entre un 20% y 30% en los primeros tres meses del año, siendo 30% lo más alto”, declaró.

"Pero ciertamente los números nos son similares a los que tuvimos el año pasado, tomando en cuenta que 2017 fue un año excepcional"

También te puede interesar: Cancelan reservaciones por exceso de ruido

Pero resaltó que no es sólo debido a los warnings, sino debido a que hay mucha controversia en Estados Unidos. “Hay un autoproteccionismo a nivel vacacional, son varios factores que han hecho que tengamos un año diferente al que tuvimos el año pasado; asimismo hay otros factores, por ejemplo, Miami ha tenido bajas ocupaciones, por cuestiones de clima, y hay una tendencia al consumo mucho más garantizada en Estados Unidos”, señaló.

Respecto a las proyecciones para Semana Santa dijo que son buenas, “pero todo del último minuto, lo cual crea ciertas preocupaciones; lo que hay que evitar es bajar tarifas y seguir dando esa calidad”, y aclaró que lo que se perdió por esta tendencia a la baja, ya no se recuperará, pero que “hay que seguir trabajando para seguir manteniendo la imagen del Caribe Mexicano”.

Sobre un posible impacto a futuro, derivado de las alertas y recomendaciones de viaje, dijo que se está trabajando para contrarrestar esa situación, sobre todo con este último suceso, que aunque no fue un hecho violento, genera una mala imagen por otro tipo de inseguridad, es decir, al interior del lugar donde se hospeda o aloja una persona.