Alejandro Pérez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El acoso psicológico que se presenta en las instituciones educativas se traslada a las redes sociales, donde los jóvenes son más vulnerables al no existir ninguna supervisión para atender estos casos.

De acuerdo con la psicóloga clínica y forense, Yendy Escalante, al querer tener popularidad buscan que sus videos y fotos se compartan varias veces, estos ataques son una extensión de lo que ocurre en la escuela, se hacen amigos solo para continuar las burlas y las ofensas con más intensidad.

También te puede interesar: Sin estadísticas de alumnos víctimas de acoso

“Nosotros tratamos de impartimos talleres de autoestima a los adolescentes de primero de secundaria en secundarias públicas, nosotros tratamos el tema de la violencia y como evitarla y el bullying es violencia, es un tema importante para que los jóvenes sepan que no deben hacer uso de ella para lastimar a sus compañeros, y es el principio para continuar el acoso de otras maneras como utilizar las redes sociales”, informó Patricia Ivoone López, directora de la asociación civil Toma el Control A.C.

Existen diferentes Fan-Page con contenido en imágenes, videos, y textos que se mofan de cualquier situación con el único propósito de provocar risas.

Una de ellas es Mémes Cancún una página con contenido local con mensajes intimidadores incluso dirigidos a personas, así como a instituciones, burlándose de sus instalaciones, maestros, la gran parte de imágenes y videos son realizados por jóvenes.

El director general de Educación Municipal comentó que “sabemos que la necesidad es grandísima por ser un polo turístico y los papás trabajan todo el día y el ocio es un problema en los jóvenes, somos una instancia que tratamos de prevenir el acoso, el presidente de la asociación de padres de familia, me dijo el caso de un niño con golpes muy fuertes y lo canalizamos al DIF Municipal”.

Aseguró que ahora los jóvenes graban un video de un compañero en una situación comprometedora, alguna pelea o cuando están en el baño, lo publican en redes para tener protagonismo, y el video se comparte numerosas veces, pero no se dan cuenta que dañan psicológicamente a su compañero.

Uno de los casos de este tipo de abuso psicológico fue la página web “Yucatercos”, donde se exhibían y vendían fotos de menores desnudas, la gran mayoría de escuelas secundaria, a cambio de bajar las fotos del sitio eran extorsionadas por los creadores que exigían de mil a 5 mil pesos y a pesar de pagar, nunca obtuvieron respuesta, se estima que fueron más de 700 víctimas en Yucatán, Quintana Roo y Campeche, las imágenes fueron compartidas en la Fan-Page del mismo nombre.