Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Quintana Roo.- Los humedales que rodean el ‘Cenote Azul’ están siendo sepultados con material de construcción, a manos de vecinos que pretenden abrir espacios que les permita llegar al cuerpo de agua, para lo cual abrieron brechas.

El cenote  se encuentra protegido por una franja de tupida vegetación entre los que se encuentran árboles y humedales, que se puede observar, fueron talados para abrir espacio para transitar.

También te puede interesar: Descubre cuánta basura sacaron de un cenote en Playa

Algunas tarimas de madera que acondicionaron como improvisados puentes, evidencian que son trabajos hechos a propósito, para lo cual hubo necesidad de retirar material vegetativo de la zona, así como algunos árboles en desarrollo y humedales.

Javier Romero Soro, gerente del restaurante ‘Cenote Azul’, señaló que han pedido ayuda a grupos ecologistas y autoridades para frenar el ecocidio que se realiza en ese sitio, pero hasta el momento han hecho caso omiso.

Indicó que no es la primera ocasión, porque con anterioridad, de manera paulatina algunas personas han estado rellenando algunas brechas para llegar al cuerpo de agua, para lo cual realizan devastación de manglares.

Filiberto Buitrón Hernández, comisariado ejidal de Bacalar, durante un recorrido que realizó con miembros de ese núcleo ejidal, sorprendió a un grupo de personas que talaban algunos árboles y construían una cerca dentro de esa franja de vegetación.

Se sorprendió a un grupo de personas que talaban algunos árboles y construían una cerca.

Dijo que mantienen vigilancia constante en esa zona, porque personas desconocidas han estado invadiendo esa zona en una operación hormiga, es decir, poco a poco han estado destruyendo la vegetación para conseguir espacios claros para ingresar a la laguna.

Lamentó la falta de vigilancia de las autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), porque es una zona llena de humedales donde habitan especies de árboles, reptiles y demás animales que se deben preservar.

De acuerdo con los vecinos, algunas personas que realizan construcciones cercanas, ocupan ese espacio para depositar volquetes de material y lo que sobra, lo ocupan para crear brechas donde puedan ingresar.