Eric Galindo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Una pepenadora se llevó la sorpresa de su vida, ya que al estar separando la basura encontró los restos de un feto de seis meses de gestación, fue entonces que dio parte al supervisor del relleno sanitario que se ubica en la zona conocida como Ramal.

La Fiscalía General del Estado (FGE) inició una carpeta de investigación por el delito de homicidio en contra de quien resulte responsable.

A las 12:20 horas, el número de emergencia 911 recibió un reporte del personal del relleno sanitario para informar sobre el hallazgo de restos de un bebé.

 También te puede interesar: Arrestan a sujeto por delitos contra la salud

Los primeros en llegar al lugar de los hechos fueron los elementos de la unidad 6037 de la policía municipal de Isla Mujeres, quienes tras confirmar los hechos acordonaron la zona, para posteriormente entregarla a las autoridades de la Fiscalía. Los elementos de la FGE iniciaron el procesamiento del lugar y encontraron que en el área de separación de basura se encontraba acordonado.

Los agentes investigadores se entrevistaron con la pepenadora María N, quien les mencionó que se encontraba laborando normalmente, pero cuando se hallaba en el área del taller observó que había una bolsa negra con los restos de lo que parecía ser un bebé, de aproximadamente seis meses de gestación.

La pepenadora dijo que se asustó mucho y le dio parte a su supervisor de celda, Francisco N, quien reportó a las autoridades correspondientes del hallazgo.

Los peritos de la Fiscalía inspeccionaron el lugar y encontraron que era un feto, estaba en decúbito dorsal, completo, pero tenía desprendimiento de la cabeza y de la pierna izquierda.

Los retos del feto fueron trasladados a las instalaciones del Semefo para determinar las causas de su muerte y cuántos días tenía exactamente de gestación.