Sara Cauich
RIVIERA MAYA, Q.Roo.- La temporada baja se instaló en Cobá, refieren los prestadores de servicios y particularmente comerciantes de artesanías y restauranteros de la localidad, quienes estiman por abajo del 40 por ciento las visitas a estos establecimientos.

Cuando el turismo deja de llegar con la temporada baja, también se contrae la economía de esa comunidad que ha vivido de la afluencia de los visitantes a los vestigios arqueológicos, dijo Antonio Cen, a cargo de uno de los varios restaurantes establecidos a orilla de la principal avenida de la comunidad.

Este fin de semana pasado, la cantidad de turistas que ingresaron, de acuerdo con los guías de turistas de la localidad, no rebasó los 300 paseantes, la gran mayoría extranjeros que acuden mediante grupos a través de operadoras de turismo.

También te puede interesar: Tulum rompió récord durante el verano

Los ejidatarios son los que han aprovechado esta afluencia de turistas que se viene dando desde hace varias décadas, para crear pequeños negocios alrededor de la zona arqueológica de Cobá y aprovechar las visitas.

Hay a lo largo de esta principal avenida turística, más de una veintena de negocios entre restaurantes, pequeños hoteles, y tiendas de artesanías, los cuales operan aprovechando la corriente turística, señala Apolonio Can, a cargo de una de las tiendas de artesanías.

Las ventas bajaron a menos del 40 por ciento en los negocios de artesanías. Donde hay mayor número de operaciones es en los establecimientos ubicados en el perímetro más cercano a la zona arqueológica, es decir en el estacionamiento y fuera de esta área. Sin embargo, en temporada alta casi todos se ven beneficiados.

A medida que se aleja de la zona de monumentos, va reduciendo las posibilidades de tener mejores ventas en los negocios, señala.

 La comunidad ha tenido algunas mejoras como la reconstrucción del mirador edificado alrededor de la laguna del mismo nombre, y la avenida principal, además de mejorar la escuela y otros servicios, sin embargo, aún falta mejorar el agua potable, y las calles de la localidad pues la gran mayoría no cuentan con asfalto y mucho tiene que ver que se considera zona de monumentos arqueológicos lo que limita esa atención que se requiere.