Juan Carlos Gómez/SIPSE

BACALAR, Q. Roo.- Los elementos de la Dirección de Seguridad Pública ni siquiera han leído el reglamento interior de la Policía Preventiva y Tránsito del municipio de Bacalar y los nuevos elementos ya están laborando y no se saben las claves policíacas, confunden la clave de “persona sospechosa” con la de “muerto”.

¿Cuán importante es la preparación de los policías? Si en una eventualidad les dicen por radio que hay “una persona sospechosa” y piensan que lo que les están diciendo es que hay “un muerto” la respuesta surge sola.

Y es que sondeando a los nuevos elementos “están perdidos”, como explican sus propios compañeros que llevan más tiempo en la corporación y que vienen de otra institución como la Secretaría de Seguridad Pública. El examen toxicológico y de polígrafo son los más relacionados con la limpieza de las corporaciones, pues las preguntas que se hacen y el examen biológico van encaminados a descubrir una relación entre el elemento y el crimen organizado u otro tipo de delincuencia.

En Bacalar, los exámenes psicológicos serían los más necesarios por ahora, pues los problemas en los que se han visto envueltos los oficiales giran en torno al abuso de autoridad y el uso indebido de la fuerza pública.