Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Quintana Roo.- La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) se encuentra en vías de cumplimiento de 28 amparos, en donde se ordenó la restitución de bienes embargados, dentro de juicios laborales amañados durante la administración estatal anterior.

Catalina Portillo Navarro, titular de la dependencia estatal, dijo que una vez que recibieron la notificación del sentido de los amparos, las autoridades realizan las acciones para dar cumplimiento, aunque no reveló mayores datos sobre las propiedades y montos.

“Se han resuelto varios juicio de las personas que fueron afectadas, en donde los Jueces de Distrito han ordenado la devolución o restitución, ya sea de los bienes inmuebles o cantidades de dinero. Estamos en el proceso de cumplimentar esos amparos”, dijo.

También te puede interesar: Acusa apoderado de 'Maioris' presión de autoridades

Comentó que una vez realizada la ejecutoria de los amparos se podrá conocer el monto y valor económico de los bienes despojados, en su oportunidad, desde las Juntas Especiales de Conciliación y Arbitraje en la zona norte.

En el primer año hablamos de 345 millones; y hasta ahora, todo junto, suman 711 millones de pesos lo recuperado a favor de las personas afectadas”, afirmó la funcionaria.

Recordó que en su momento se presentaron varias denuncias penales en contra de ex presidentes de las Juntas Especiales, cuyos casos están en manos de la Fiscalía General del Estado (FGE), a través de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción.

El lunes pasado, fiscales adscritos a esa Fiscalía Especial obtuvieron de un juez de control de Cancún, la vinculación a proceso en contra del expresidente de la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje Número 03 de Cancún, por el delito de negligencia en el desempeño de la función o cargo, dentro de la carpeta administrativa 164/2018.

El caso corresponde a la desaparición de cinco expedientes de la mencionada Junta, de los cuales se logró subsanar únicamente tres casos, mientras que en dos se determinó que la desaparición de los documentos obedeció a la negligencia del responsable anterior.