Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Cerca de un 20% de los empleos que se generan en restaurantes y bares de la zona sur del estado se perdieron debido a los ajustes de horarios que aplicó el ajustes de horarios.

Joaquín Noh Mayo, presidente de la Unión de Propietarios de Restaurantes, Bares y Similares (Uprobars) en la zona sur del estado, comentó que ante la restricción de horarios, los dueños han tenido que hacer reajustes del personal, pues los tiempos que ahora tienen de operatividad no sacan los recursos necesarios para mantener al personal que tenían con anterioridad.

También te puede interesar: Cumple el 98% de negocios con resellos de patente

En la temporada vacacional nos fue bien, lo único que nos ha pegado es el recorte del horario; sin embargo, seguimos en negociaciones y esperamos que el gobierno estatal y municipal se concientice en esta parte de ayudarnos porque esto no se queda aquí, viene recortes de personal o ajustes de sueldos a la baja, porque normalmente un centro nocturno trabaja hasta altas horas de la noche, pero por el tiempo de operatividad no estamos sacando los recursos económicos para sostener a la plantilla que normalmente se tiene”, dijo.

Indicó que en este momento están en ajustes del personal hasta en un 20%, mientras se normaliza la situación.

Dejó en claro que las bebidas alcohólicas en la vía pública continúan y que la inseguridad no tiene nada que ver con el horario de venta de bebidas alcohólicas, pues resaltó que la mayoría de los robos o asaltos que se dan lo que menos tienen encima es alcohol, pero sí otras drogas.

“No pretendemos quedarnos hasta el amanecer, pero sí en un horario que nos beneficie a todos, la ciudadanía está en contra de la inseguridad, y desde el momento que se cierra un establecimiento, se da pie a que esas personas decidan tomar en la vía pública”, dijo.

A principios del mes de marzo, se aplicó el recorte de horarios para los centros de diversión nocturnos, quienes tendrán que cerrar sus puertas a las 3 de la mañana, de lo contrario serán clausurados de manera inmediata por el Ayuntamiento de Othón P. Blanco.

Los establecimientos sólo tienen hasta las 4 de la mañana para desalojar a su clientela y en caso de no hacerlo, pueden hacerse acreedores a multas mayores a los 10 mil pesos.