Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Quintana Roo. - La empresa Canribe Inmobiliaria y Desarrolladora, S.A. de C.V., desistió en la solicitud de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para construir el hotel “Color Bacalar” a orillas de la laguna, donde se tenía estimado una inversión de nueve millones de dólares.

De acuerdo con el seguimiento a la solicitud de dicho trámite, el pasado 19 de julio, la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (Dgira), dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), recibió el oficio de desistimiento por parte del representante legal de la empresa, por lo que la dependencia archivó la solicitud presentada con anterioridad como asunto concluido.

También te puede interesar: Turistas disfrutan de Bacalar, huyen del sargazo en Mahahual

El hotel se construiría a la altura del Cenote Esmeralda, en una superficie de 885 metros cuadrados, que contaría asoleadero, 16 habitaciones en dos plantas, roof garden y tres niveles de sótano.

El proyecto que se presentó en su momento por la empresa promovente, consideraba la construcción de cocina en un área de 51 metros cuadrados, 223 para el restaurante, 14 para circulación, ocho metros cuadrados para elevadores y jardineras en 85 metros cuadrados en el primer nivel.

En el segundo nivel se consideraban las habitaciones con sus respectivos balcones. Además, en los patios, un asoleadero de 103 metros cuadrados y una alberca de 100 metros cuadrados.

Dentro de la laguna se tenía planeado ampliar el muelle a 109 metros y construir un asoleadero que en suma ocuparían 216 metros cuadrados dentro del cuerpo lagunar.

Por su ubicación, el proyecto hotel “Color Bacalar” se localiza dentro de una zona en donde el uso del suelo se encuentra regulado por el Programa de Ordenamiento Ecológico de la Región Laguna de Bacalar (publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Quintana Roo, del 15 de mayo del 2005).

La ubicación espacial del proyecto, el sitio recae en la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) Ah-1, misma que se ha denominado con el nombre de Bacalar. Sin mayor explicación, la empresa promovente de dicho permiso desistió del mismo.