Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- En 15 años, 172 mujeres quintanarroenses murieron por complicaciones durante el embarazo, parto o puerperio, siendo la principal causa, las enfermedades hipertensivas, como preclamsia o eclampsia, seguida de hemorragias obstétricas.

De acuerdo con el Observatorio de Moralidad Materna en México, en el presente año se han reportado dos casos en Quintana Roo. Según el reporte, en el 2016, fueron nueve muertes; 2015 y 2014, seis cada año; en 2013, siete decesos; 2012, 13 muertes y 2011, 12, sumando en esos siete años (2017-2011), 55 fallecimientos de mujeres por alguna complicación antes, durante o después del parto.

También te puede interesar: Monitorean a mujeres embarazadas que tuvieron zika

Del año 2002 al 2010, se registraron 117 casos, contabilizando una mayor incidencia de muertes en el 2008, con 17 casos, seguido de 2007 y 2003, con 14 fallecimientos cada uno. El resto de los años, tiene entre 13 y 10 decesos.

(Foto: David de la Fuente)

La información que existe en el observatorio respecto a la muerte materna en Quintana Roo, indica que el 30% de los decesos que han ocurrido con menores de 19 años de edad; 80% vivía en unión libre, 70% se dedicaba a labores del hogar, 20% tenían su primaria incompleta, 30% no tenía seguridad social y el 30% contaba con Seguro Popular.

Las muertes registradas entre el 2002 y el 2017, fueron por enfermedades como preclamsia o eclampsia (problemas de hipertensión), hemorragias postparto, aborto, neoplasias, embolia pulmonar, sepsis, alteraciones digestivas, alteraciones respiratorias, cardiopatías y Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), entre otras.

Alejandra Aguirre Crespo, secretaria de Salud en la entidad, indicó que el Estado está por debajo de la media nacional, siendo un problema multifactorial y complejo. Añadió que este tipo de muertes se genera principalmente en mujeres de entre 23 y 28 años, aunque no descartó que se dé en otras edades.

Resaltó que Quintana Roo tiene un comportamiento por debajo de la media nacional, y es un problema que no sólo atañe a la madre y los servicios de salud, sino también tiene que ver el contexto social y cultural. Invitó a las mujeres embarazadas a realizarse revisiones mensuales o trimestrales.