Octavio Martínez/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- El Centro de Atención Integral Playa del Carmen, que brinda terapia a niños discapacitados, fue objeto de un robo en sus instalaciones, que se ubican en la colonia Forjadores, por tercera vez en un año.

La mañana de ayer, las representantes de este lugar dieron a conocer que presentaron la denuncia ante la Fiscalía General del Estado por este hecho, la cual quedó asentado con el número de caso: FGE/QR/SOL/05/2964/2018.

También te puede interesar: Asalto a mano armada deja a una mujer lesionada en una gasolinera

Edith Magaña Mendoza, directora del recinto, pidió mayor seguridad para poder seguir brindado la ayuda social, la cual es única en su tipo en el municipio y sin fines de lucro.

El recinto se encuentra en la colonia Forjadores, una zona con escasa presencia de población y vigilancia. Calculan que el monto robado fue de 50 mil pesos, entre equipo electrónico y demás objetos.

De acuerdo con lo narrado por Natalia Alioto, coordinadora escolar en el establecimiento, la mañana del domingo se percataron del hurto que habían padecido, al notar las puertas abiertas.

“Es la tercera vez en un año desde que nos mudamos aquí, es difícil digamos como expresar, lo primero que pensamos hay que suspender las clases con los niños… miles de sentimientos encontrados, el enojo, el por qué, sobre todo siendo una escuela donde nos dedicamos a darle un servicio a niños y jóvenes con discapacidad, creo que no es justo para ninguna persona que suceda en ninguna parte, pero bueno es un golpe durísimo, el material que nos han robado nos afecta mucho”, lamentó Natalia Alioto.

En el lugar los presuntos ladrones, se dieron hasta el lujo de fumar, al parecer piedra, por las características del material que ocupan para inhalar esta sustancia; además se sirvieron cereal con la intención de ingerirlo.

La asociación civil cuenta con 14 alumnos, desde los nueve años y hasta los 37 años, quienes por el momento no están recibiendo sus clases ni tampoco sus terapias, hasta nuevo aviso.

Se buscó una versión de Joaquín Morales, director de Seguridad Pública, pero dijo que se encontraba en una junta.