Octavio Martínez/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN Q. Roo.- Al encontrarse sin vigilancia, el edificio de lo que será el Centro Nacional de Alto Turismo (Cenaltur), ubicado en el fraccionamiento Real Ibiza, ha registrado un saqueo generalizado de varios componentes de su estructura, asimismo es objeto de constante vandalismo.

Según lo constatado ayer, se han robado el cableado de la instalación eléctrica, ventanas, protectores metálicos, puertas; en su lugar, la maleza, los grafitis y la fauna nociva han invadido el inmueble que nunca fue terminado de construir por la pasada administración estatal al no invertir la parte correspondiente de dinero que la federación había marcado.

También te puede interesar: Borge dejó caer las exportaciones de Q. Roo

Se meten unas personas, algunas veces indigentes, otras son muchachitos, apenas el sábado aparecieron estos grafitis y pasar sola a partir de las siete de la noche es impensable, da miedo, como podemos observar no hay vigilancia”, mencionó Guillermina Sánchez, habitante de Real Ibiza.

En enero pasado, el Ayuntamiento condonó el 100% del pago del impuesto predial al Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Quintana Roo (Icatqroo) para que en este año inicie operaciones el inmueble, no obstante, según Javier Basurto Campos, director local del Instituto, no ha habido avances en este tema, por lo que pedirá un informe al respecto.

La pasada administración estatal únicamente invirtió dinero federal a pesar que estaba obligada a doblar los 50 millones de pesos que aportó la Subsecretaría de Educación Media Superior de la SEP, por lo que el proyecto se encuentra en un proceso de auditoría, de acuerdo con fuentes.

Según información oficial otorgada por la Secretaría de la Contraloría del Estado (Secoes) que encabeza Rafael Del Pozo Dergal, únicamente se ha podido comprobar que hubo dinero proveniente de Secretaría de Educación Pública (SEP).

Inicialmente el Cenaltur costaría 213 millones de pesos en una coparticipación federación-estado en materia de inversión, según el informe de la Secoes, pero públicamente a inicios de 2011 se anunció que serían 240 millones.